La vida es un cabaret

En los años en que era más joven y vulnerable, creía que si no había visto ciertas películas, leído ciertos libros o escuchado ciertos álbumes, era más tonto y menos guay que los demás. Más de una vez recuerdo haber dicho que había visto alguna película cuando era que no y si se hablaba de ella en mi presencia sonreía y asentía con la misma cara que cuando conoces a alguien que habla muy bajito (o al que tú no oyes nada porque estáis en el Marina de Iturribide) y finges que sabes de lo que te habla y te limitas a asentir y sonreír. En esos momentos, la palabra que mejor te define es: cretino.  Afortunadamente, ya no digo que he visto una película que no he visto. Y si lo digo, pues hago todo lo posible por reparar el error lo antes posible…

Ayer vi por fin Cabaret (Bob Fosse, 1972). En el Berlín de comienzos de  los años 30 del siglo pasado, apenas dos años antes de la llegada de los nazis al poder, Sally Bowles (Liza Minelli) es la vedette de un espectáculo de cabaret. Sally tiene grandes sueños; quiere llegar a ser una gran actriz. A su vida llega Brian (Michael York), joven inglés de sexualidad incierta, que quiere perfeccionar su alemán. Para poder vivir Brian da cursos de inglés a Natalia (una joven judía) y a Fritz, otro amigo de Sally. Los cuatro no pueden imaginarse lo que les viene encima. No saben (nadie sabe) la sorpresa que los nazis les tienen preparada. Y como muestra esta escena:

Lo que más retengo de Cabaret es su magnífica utilización de las actuaciones que explican la trama que van viviendo nuestros protagonistas (de ahí la divisa principal de la película: la vida es un cabaret). El ejemplar manejo de este recurso narrativo le da un ritmo, una cadencia magnífica a la historia : la edición es como una coreografía, todo está muy hilado, todo funciona de maravilla …

Ahora que soy más viejo y (sigo siendo) vulnerable, estoy elaborando una lista de otros clásicos que aún no he visto, voy a por ellos, a recuperar el tiempo perdido, a empaparme e impregnarme de lo que gente como Bob Fosse nos ha contado y lo ha hecho tan bien.

Anuncios

3 pensamientos en “La vida es un cabaret

  1. Un post divertido. Queremos más sobre esos clásicos que todos reconocimos haber visto alguna vez sin que fuera necesariamente cierto…A veces puede ocurrir que lo hayas visto y sin embargo no recuerdes absolutamente nada, con lo que también acabas poniendo la misma cara pero casi resulta peor porque has admitido haberlo visto con total seguridad…

  2. Yo la última vez que la vi fue en la ETB-2 a la hora de la siesta, antes de que echaran los pedazo westerns que suelen dar ahora. A lo mejor se trataba de un ciclo dedicado a Michael York-qué cosa más rara- porque recuerdo que pocos días antes habían puesto esa en la que hace de d´Artagnan. De lo que más me acuerdo es de una escena en la que se ve a un joven del NSDAP pasando la hucha de mesa en mesa en un garito. Entonces pensé: “A qué coño me recuerda eso”. Bueno, tengo también una experiencia vital más inconfesable que asocio siempre a esa peli, a ese rollo de ambiente de pensión fría de entreguerras, medias hasta la pantorrilla, jetos pálidos y carmín excesivo en los labios. Pero bueno, eso ya te lo cuento otro día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s