Yellow Big Machine, rectificar es de sabios

“Me he equivocado muchas veces, aunque nunca tanto como con Sam Fuller. Esta frase (o una muy parecida) se la debemos al escritor y cinéfilo cubano Guillermo Cabrera Infante, y aparece en su libro de memorias Cine o sardina. Se refiere a las primeras impresiones, a menudo, equivocadas.

Hoy en día cada vez resulta más difícil escuchar de alguien una rectificación acerca de algo. Lo que decimos va a misa, no hay lugar para desdecirse ni tiempo para una segunda oportunidad. Todo lo que decimos es definitivo aunque lo que soltemos sea una fechoría, que diría Esteban Ibarretxe.

Ya lo dice Javier Echaniz: lo importante no es saber de lo que se está hablando, lo importante es estar muy seguro de lo que se dice aunque no se sepa de qué se está hablando.

Admiramos a la gente muy segura de sí misma y aborrecemos la inseguridad, la gente que cambia de opinión. Es verdad que no se puede estar cambiando de opinión cada dos por tres, pero yo muchas veces no sé lo que me parece un libro o una película justo después de leerlo o de verla. Muchas veces necesito que pase un tiempo para formarme una opinión.

Todo esto viene a cuento de uno de los finalistas del concurso Pop-Rock Villa de BilbaoYellow Big Machine (YBM). Los YBM son cuatro tipos de Bilbao que rondan los ventitantos y se conocieron estudiando en los Escolapios.  El caso es que un buen amigo mío me regaló su primer y, hasta la fecha, único álbum (I’m searching for friends, producido por Paco Loco de Subterfuge) me aconsejó ir a verlos en las pasadas fiestas de Bilbao donde tocaron en el Triangune, el escenario de txoznas que sustituyó a aquel mítico escenario de la Plaza Unamuno.

Aunque no me parecieran mal, mi primera impresión fue que no se iban a comer nada ya que recordaban demasiado a aquellos grupos indies de los 90: sonic youth, pavement, fugazi o, los nuestros, el inquilino comunista. Como si hacer algo nuevo fuera garantía de éxito y que los YBM no mereciesen que les prestáramos atención por tener influencias muy claras de grupos que sonaban hace casi 20 años.

Sin embargo, meses más tarde leyendo la entrevista que les hizo Oscar Cubillo de EL CORREO cambió bastante mi impresión de ellos, ya que, en general, me los creí bastante y me animé a ir a verlos al Villa de Bilbao. Y aunque llegué tarde y me perdí el concierto pude verlos gracias a la web: http://www.stereozona.com/ver.php?id=347

Y no sé que les deparará el futuro a estos chicos pero, en cualquier caso, a mí me parece muy bien que hagan lo que les plazca. Creo que hacer lo que a uno le gusta es el principio de hacer algo y hacer algo bueno. Sí eso lo tienen claro los Yellow Big Machine, van por buen camino.

Anuncios

Un pensamiento en “Yellow Big Machine, rectificar es de sabios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s