Zorionak, Alex de la Iglesia

Llevaba mucho tiempo queriendo escribir algo sobre el director de cine de Bilbao Alex de la Iglesia y aprovechando que ayer cumplía años (45), me atrevo, por fin, a enfrentarme al reto que supone hablar de uno de mis cineastas preferidos y de lo que representan sus películas para mí, que es muchísimo.

Me sé de memoria los diálogos de El día de la bestia (1994), 800 balas (2002) y Crimen Ferpecto (2004) para mí sus mejores trabajos, las películas más divertidas que no me importa ver una y otra vez. Acción mutante (1993) (que no la vi hasta que Txus Barrio me trajera una edición pirata china de la película en el 2002 o así), Muertos de risa (1999) y La comunidad (2000) también me gustan mucho pero creo que están un escalón por debajo de las tres primeras. Por último, Perdita Durango (1997) y Oxford Murders (2007) que no sé si es porque son las dos en inglés o qué, pero aún apreciándolas, no me llegan tanto como las otras, me parece que el cine de Alex de la Iglesia se resiente al pasar del castellano al inglés.

A pesar de que las historias estén muy bien contadas echamos mucho de menos su universo único e intransferible: esos guiones que parecen escritos en una cafetería de Indautxu (con su coguionista y amigo de toda la vida, Jorge Guerricaechevarría), esos curas y esas señoras mayores con mano dura, ese sentimiento de culpa de colegio de jesuitas, esa envidia malsana de sus esperpénticos personajes, esa mala hostia, esa visión de la familia y de la navidad tan cruda, tan negra,… En definitiva, este es su sello personal y creo que se echa en falta en sus films de versión original inglesa.

Pero si hay una obra en lo más alto de mi ránking personal de películas, no sólo de Alex de la Iglesia sino de todos los directores y tiempos, esa es, sin duda, 800 balas. Una vez Iker Seisdedos me dijo que podría explicar la invasión de Irak a través de este marmitako-western (como el mismo Alex así lo denominó) por la chapa que estaba dando con la peliculita. Para mí seguir las aventuras de aquella pandilla de lunáticos de Texas Hollywood que defienden lo único que tienen fue una de las mayores revelaciones que he tenido en una sala de cine: las frases de Julián Torralba (personaje interpretado por Sancho Gracia): “en la vida hay que divertirse en los intervalos entre putada y putada”, “viniste como amigo y sólo querías traicionarme”, o del enterrador (Luciano Federico) cuando decide quedarse al lado de Julián en la última, heroica e inútil resistencia: “siempre llego tarde a todos los sitios, no quiero perdérmelo esta vez”. Y ese final con Clint Eastwood, una especie de homenaje al trágico destino de Max Estrella de Luces de Bohemia de Valle-Inclán, al que le toca un premio después de muerto.

El que 800 balas no fuera un éxito en taquilla no hizo sino aumentar mi admiración por ella. Con el tiempo te vas dando cuenta de que es un poco pueril que algo te guste más porque no le gusta a mucha gente, pero bueno uno va madurando y poco a poco perdonando a aquellos que la vieron y no les gustó.

Ahora que Alex de la Iglesia ostenta la presidencia de la Academia de Cine se han empezado a oír las predecibles acusaciones de venderse a un establishment que con tanta mala hostia critica en sus películas. A mí me parece que lo está haciendo bastante bien en una coyuntura jodida pero jodida de verdad, está tratando de unir a la gente del cine a pesar de que se trate de un oficio de “francotiradores” como él mismo acierta a decir. Puede que lo consiga o no, que tenga más éxito o menos éxito, pero es admirable que lo esté intentando.

Cuando en septiembre obtuvo el León de Oro al mejor guión y a la mejor dirección por Balada triste de trompeta declaró que aunque diga que sus influencias es gente como Tobe Hopper o Sam Peckinpah, a él lo que realmente le gusta es Pedro Olea. Me pareció muy digno que se acordara de uno de los directores más ninguneados del cine español (y el autor de este blog el primero en ningunear, ojo) cuando cuenta en su haber con excelentes películas como El bosque del lobo (1970) o No es bueno que el hombre esté sólo (1973).

Por último aquí les dejo un pequeño e inquietante extracto de Balada triste de trompeta. Qué ganas de que se estrene:

Anuncios

8 pensamientos en “Zorionak, Alex de la Iglesia

    • Yo vi Acción Mutante en el cine en Bilbao, fui con mi madre, que odió la película. Para mi fue como sentirme en casa por fin después de un eterno periplo de medias tintas. En El día de la Bestia había algo de aquella brutalidad también. No se si se hace mayor el cine de Alex o me hago yo, o viceversa, o al contrario.
      Bravo por el blog Joseba.

      • Acción Mutante la pillé muy tarde ya, pero El día de la bestia la ví con mis amigos de siempre en el Consulado y recuerdo que estuvimos hablando de ella durante semanas… La ví hace poco y la interpretación de Santiago Segura me pareció un poco ridícula pero, en cambio, flipé con Alex Angulo cuyo trabajo me había pasado más desapercibido en su día. Un abraz Guillermo a ver si coincidimos pronto en otro trabajo.

  1. Este jueves, Alex de la Iglesia va a recibir en el Ayuntamiento de Bilbao el “Ilustre Bilbaino 2010 “junto a Luis de Pablo, Igor Yebra, Pedro Luis Uriarte e Hipólito Suárez. Además se reconocerá también a la Academia de Ciencias Médicas de Bilbao y al periódico El Correo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s