El fin del Cine

No se conocía la fecha exacta del cierre definitivo de los cines Capitol de Bilbao, pero finalmente sucedió la semana pasada. Teníamos noticia de su inminente última sesión desde hace más de un año. La última película que he visto en estos míticos cines ha sido la irregular Thor (de Kenneth Branagh); un final un tanto agridulce pues.

En los ambientes del audiovisual en los que me muevo, muchos han sucumbido, una vez más, al lamento y a la autocompasión: “se cierra un cine y se abre una tienda de deportes, ¡es el principio del fin!”, “ya nadie va al cine, dentro de poco nos quedamos sin trabajo”, etc.

Opiniones tan pesimistas llevamos oyéndolas desde hace algún tiempo y de vez en cuando no puedo evitar deprimirme hasta que Asier Guerricaechebarria me recuerda que ni él ni yo hemos trabajado tanto, ni nos han salido tantos proyectos como en esta época de crisis.

Lo que es curioso es que estas opiniones tan desalentadoras no se las oigo a jóvenes que están terminando la carrera, ni a gente que pase por dificultades al encontrar trabajo, no. Se las oigo a quien tiene trabajo seguro, a quien, en los años 90 (la época dorada del cine español), se podía permitir rechazar trabajos. Son los que lloran la pérdida de aquellos tiempos de bonanza y aprovechan cualquier excusa para poner el grito en el cielo.

Lo que estos agoreros del fin del cine quizá no sepan (o prefieran no contar) es que la ONG KCD (Kultura, Communication y Desarrollo) con el apoyo de la Agencia Vasca de Cooperación al Desarrollo, enviará a Cuba en 6 contenedores 800 butacas, tres pantallas de Cine, tres equipos de proyección de 35 mm. y tres equipos de sonido DOLBY completos que pertenecían al cine Capitol. Es decir, los cines Capitol no desaparecen sino que tendrán una segunda vida en Cuba.

Al contrario que mucha gente, creo que el fin de las salas de cine no está próximo. Por supuesto, la forma de hacer películas (producción), y la forma de venderlas (difusión) está cambiando mucho y habrá que ir actualizándose constantemente, pero la base (contar historias) seguirá siendo la misma. Y por eso tengo la certeza que quienes queremos tanto ayudar a los demás a contar sus historias, como contar las nuestras propias, seguiremos teniendo trabajo en el futuro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s