Zinegoak 2012, Weekend

Por segundo año consecutivo, he tenido el honor de participar como Jurado del Premio al Mejor Guión en el Festival Internacional Zinegoak, de Cine y Artes Escénicas Gay-Lesbo-Trans de Bilbao, que ha tenido lugar del 6 al 12 de febrero. El premio principal del Jurado de la Asociación de Guionistas recayó en la británica Weekend de Andrew Haigh (el guión fue obra del mismo director) por “contar como nunca una historia de siempre”, según leyó Asier Guerricaechebarria al entregar el Premio (el otro miembro del Jurado fue el bueno de José Manuel González Oliveira). También decidimos hacer una mención especial a la experimentada guionista Paula Milne por su guión de The Night Watch (de Richard Laxton) por “la originalidad de su estructura”.

Weekend es la historia de un reencuentro que parece que no va a ninguna parte pero que tendrá consecuencias para su protagonista, Russell. Este personaje fue interpretado por Tom Cullen (en la foto de arriba, que se llevó también el Premio al Mejor Actor, otorgado por la Unión de Actores Vascos) y cuyo nombre, Tom Cullen, dio lugar a una broma que no sería muy elegante contarla aquí.

El jurado internacional decidió dar su Premio al largometraje chileno Mi último round, de Julio Jorquera, una de las películas que más nos habían gustado a nosotros también. Por otro lado, el documental Mi sexualidad es una creación artística, de Lucía Egaña, otorgado por el Àrea de Igualdad del Ayuntamiento de Bilbao, y el corto Tsuyako, de Mitsuyo Miyazaki, otorgado por la escuela de cine Kinema, fueron premiados también en Zinegoak.

El premio a la mejor actriz, concedido por la Unión de Actores Vascos, fue para Francesca Inaudi, por la coproducción italo-argentina La llamada, de Stefano Pasetto. Este año, Zinegoak entregó un premio honorífico al cineasta catalán Agustí Villaronga, director de Pa negre, El Mar y alguna más que no he visto.

Por último, tengo que decir que el nivel de este año, de los 11 largometrajes a competición ha sido superior al del año pasado, espero que mantenga esta misma progresión para el año que viene en que el Zinegoak cumple su décimo aniversario ya que, junto a los festivales Fant y Zinebi, representan los tres principales festivales internacionales de Cine en Bilbao.

Anuncios

Cultura freak en Belaza Gallery

Al lado de la AlhóndigaBilbao, el autodenominado centro de la cultura urbana de esta ciudad, se encuentra la tienda de ropa y galería de arte Belaza Gallery, que por iniciativa privada organiza, desde hace algunos años, eventos como la exposición ‘Strange Wonders’ de Savage Girl (que es el alter ego de la artista Ángela Alonso).

El otro día asistí acompañado por los amigos y guionistas Javier Echániz y Asier Guerricaechebarría a la inauguración de esta exposición: Strange Wonders (Maravillosos Extraños) que hace referencia a la cultura freak, fuente de inspiración de la artista bilbaína (que ya presentó en el 2010, en esta galería de la plaza Arrikibar, su exposición individual “Pur(t)a Vida”).

Se trata, como se puede ver en las fotos, de creaciones gráficas de hermafroditas (mitad hombre, mitad mujer), de seres extravagantes como el niño con cara de perro, de raros, de diferentes; lo que hemos popularizado con el nombre de frikis.

Aquí les dejo el vídeo de la preparación del evento realizado por Jone Novo , que en mi opinión está muy bien:

El evento, organizado entre otros, por el también guionista Arkaitz Villar, fue amenizado por el músico donostiarra BO (Haritz Elizegi,  que arrancó con el tema After Hours de Maureen Tucker, batería de la banda neoyorkina The Velvet Underground y hoy militante del ultraconservador partido Tea Party…).

Antes se proyectaron 3 minutos de imágenes del gran cásico de Todd Browning, Freaks (1932), de El hombre elefante (de David Lynch, 1980… “mi-mi nombre es Jo-John Merryck y y soy un ser hu-humano”) y de una película en la que salía Douglas Fairbanks que no supimos cuál era.

Encuentro con Miguel Ángel Vivas

Este pasado viernes, la Asociación de Guionistas Vascos (en colaboración con el Festival de Cortos y Documentales Zinebi) organizó la tradicional comida de Hermandad en el restaurante del Teatro Campos Elíseos. Tal y como pasó en el 2010 con Olga Salvador (guionista de Doctor Mateo), John Sayles (que vino a presentarnos Honeydripper), Rubén Ontiveros (creador de Qué vida más triste) y Thomas Bidegain (autor de la nominada al Oscar, Un profeta), este año, el joven cineasta sevillano, Miguel Ángel Vivas vino a presentar su película Secuestrados (2011), una aterradora crónica sobre el violento secuestro a una familia que protagonizan Fernando Cayo y Manuela Vellés.

Rodada en 12 planos secuencia, la cinta fue una de las sensaciones del pasado Festival de Austin (Texas), festival en el que hacen mucho caso a los directores de cine de género españoles: como el propio Vivas o Nacho Vigalondo. Ahora mismo, Miguel Ángel Vivas se encuentra preparando su tercer largometraje (tras su ópera prima Reflejos (2002)).

Estoy orgulloso de que a pesar de la lluvia, viniera tanta gente a la proyección y al posterior debate con el director en la Sala Cúpula del teatro Campos. Fue emocionante comprobar que sobre todo hubo mucha gente joven. Hay quien piensa que los jóvenes de hoy en día, solo se descargan vídeos en su teléfono móvil y que pasan de ir al cine. Es muy común oír estas cosas de gente que nunca va al cine, por otro lado.

Pero en el caso del viernes pasado, nada más lejos de la realidad, ya que el debate al que asistimos después de ver Secuestrados, que contó con la conducción de Luis Eguiraun del Zinebi y Javier Echániz (presidente de la Asociación de Guionistas Vascos), fue un momento divertido y entrañable en el que Vivas habló sin cortapisas de cómo sacar adelante un proyecto tan difícil, que no deja indiferente a nadie.

Además, la ocasión congregó a otra gente de la industria del cine como el crítico de cine de El Correo, Josu Eguren, el director de cine bilbaíno Haritz Zubillaga (que presentará el próximo viernes su obra She’s lost control, un corto que seguro dará que hablar), el productor Eduardo Carneros, la documentalista y guionista Itxaso del Castillo, el guionista Egoitz Moreno (autor de La casa del lago, también presente en esta inminente nueva edición del Zinebi), el ayudante de producción Mikel Alonso, la humorista Lourdes Mendia, gente de la escuela de cine de Bilbao Kinema (en la imagen de arriba haciendo una pregunta), gente del Zinebi (todas las fotografías pertenecen al fotógrafo oficial del Certamen), gente de la asociación de actores, del departamento de guión de la escuela Ánima de Santutxu, etc.

(En la imagen de aquí arriba, de izquierda a derecha, Luis Eguiraun, Javier Echániz, Miguel Ángel Vivas y el autor de este blog).

En definitiva, lo que promueven estos encuentros de la Asociación de Guionistas es que se reúnan gentes de diversos gremios que puedan además de mostrar sus obras y compartir experiencias, conocer a los demás y discutir animadamente sobre el oficio de contar historias. Al final todos somos muy parecidos.

Y que sigan existiendo este tipo de acontecimientos y que además tengan éxito y venga gente de renombre, es un milagro para los tiempos que corren.

La Conspiración de Pedro Olea

Estuve casi dos meses sin escribir en este blog (desde finales de mayo a finales de julio) debido a que estaba inmerso en el rodaje de La Conspiración, una tv-movie dirigida por el director bilbaíno Pedro Olea (en la foto junto al actor Manuel Morón) y producida por IDEM Producción Audiovisual.

Trabajé como ayudante de producción durante 5 semanas de preparación y otras tantas de rodaje. Fue un rodaje con mucho trasiego, entre otras cosas porque tuvimos 7 diferentes localizaciones: Pamplona, Estella, Ayegui, Oiartzun, Azpeitia, Donostia y Bilbao; y porque al tratarse de una película de “época”, había ciertas complejidades en cuestiones de ambientación: ya sabes, no puede aparecer una lata de Coca-Cola de hoy en día o un secundario con un reloj Casio G-Shock en su muñeca. Aquí está una foto del último día de rodaje en Pamplona en el que izamos (por cuestiones de guión, obviamente) la bandera republicana en el Ayuntamiento de la capital de Navarra.

Con guión de Elías Querejeta, y con la colaboración de Rocío Santillana, La Conspiración es la historia de la preparación del Levantamiento Nacional de 1936 a través de la crónica de la llegada del general Emilio Mola a Pamplona. Las fotos son de Javier García O’Brien que, aparte de la foto fija, estaba como auxiliar de producción. En esta foto, el matrimonio Mola a su llegada a Pamplona:

Los actores principales son Manuel Morón (que da vida al General Mola), Silvia Marsó, Álex Angulo, Ángel Pardo o Ramón Barea, entre muchos otros. Se espera su estreno televisivo para finales de este año o principios del siguiente. Por mi parte, he visto algunas imágenes de la edición final y debo decir que la cosa pinta estupendamente.

Me estuve fijando, sobre todo, en la producción, y la conclusión es que estoy muy orgulloso de haber participado en esta película. La prueba puede ser esta secuencia de persecución de dos coches rodada en el centro de Pamplona:

Recursos en internet para guionistas

La tercera colaboración del guionista Asier Guerricaechebarria resume el curso Recursos en internet para guionistas impartido por el también guionista y director madrileño Sergio Barrejón (en la foto de arriba):

El pasado lunes 18 de abril tuvimos la suerte de contar en Bilbao con la presencia de Sergio Barrejón, reconocido guionista de varios éxitos televisivos (Amar en tiempos revueltos, La señora) y coguionista de Éramos pocos, dirigido por Borja Cobeaga y que fue nominado al Oscar al mejor cortometraje en 2007. En su currículo como director también tiene un par de estupendos y muy recomendables cortometrajes (El paraguasy El encargado).

A la espera de poder ver su primer largometraje rodado, y paralelamente a sus numerosos trabajos televisivos, Sergio Barrejón está inmerso en dos interesantes proyectos. Por un lado es uno de los fundadores del imprescindible Bloguionistas, donde junto a otros guionistas fijos y algún que otra esporádica colaboración, desgranan día a día los pormenores del universo del guión.

El otro proyecto, el mismo que le ha traído a Bilbao de la mano de la Fundación Autor y la Asociación de Guionistas Vascos (EHGEP), es un seminario de cuatro horas de duración en el que comparte sus años investigando en la red las múltiples herramientas que puedan ser de utilidad a guionistas, tanto amateurs como profesionales.

Barrejón repasa exhaustivamente todo tipo de páginas relacionadas directa o indirectamente con el mundo del guión: bases de datos (IMDB), concursos y subvenciones para guionistas, productoras de cine y televisión, comunidades profesionales, webs de las asociaciones de guionistas, blogs de guionistas, webs donde descargar guiones, etc… Como no podría ser de otra manera hay un extenso apartado, realmente práctico y esclarecedor, donde hace un repaso a los múltiples programas que se pueden conseguir para la escritura profesional de guiones.

Algunas de estas webs son de sobra conocidas por el usuario medio (IMDB) pero otras son auténticas joyas desconocidas para la mayoría, entre la que me incluyo, que nos pueden abrir unos mundos que no sabíamos ni que existían (la posibilidad de vender un guión en Estados Unidos no es fácil, pero ahí está, al alcance de la mano de cualquiera que quiera intentarlo).

A pesar de la advertencia de Sergio de que la charla puede llegar a resultar algo árida, esto nunca llega a suceder debido al ritmo y la cercanía con la que el guionista imprime las escasas cuatro horas, que pasan como un auténtico suspiro.

Si tenéis la oportunidad de asistir, no lo dudéis. Será una inversión monetaria muy baja para descubrir unas herramientas a las que se les puede sacar un enorme beneficio.

Asier Guerricaechebarria

 

Diario de rodaje “Un mundo casi perfecto”

Ante la inminencia del estreno de la película “Un mundo casi perfecto” en el Festival de Cine Español de Málaga (la proyección tendrá lugar el próximo 31 de marzo), aquí les dejo el recopilatorio de posts dedicados al rodaje de la película que se fueron publicando, a modo de diario, durante el pasado mes de Agosto de 2010:

1 de Agosto

El pasado viernes 16 de julio, comenzó el rodaje de “Un mundo casi perfecto“, largo-metraje de ficción de Esteban y José Miguel Ibarretxe, más conocidos como Hermanos Ibarretxe. Se trata de una producción de Armonika Entertainment con la participación del Ministerio de Cultura (ICAA) y ETB. Los actores principales son: Javier Merino (componente de los Louviers, y uno de los actores de la serie de TVE “Pelotas” de José Corbacho), Antonio Dechent (“Smoking room” y de la serie “La familia Mata”) y Alex Angulo (“El día de la bestia”, “El laberinto del fauno”, “Periodistas”, etc… en fin, uno de mis actores favoritos desde siempre). El rodaje se efectúa casi íntegramente en escenarios del nuevo Bilbao, “una ciudad casi perfecta”…

Se trata de una comedia de acción, típicamente ibarrechiana, a medio camino entre un Heat (Michael Mann, 1995)  a la bilbaina y la conjura de los necios de Kennedy Toole (al parecer hicieron una adaptación cinematográfica de esta obra pero no la he visto).

Formo parte del equipo de producción de la película: los de producción son los que llegan los primeros y se van los últimos, y en medio, se encargan de que todo funcione bien y que no se pare el rodaje por ninguna causa externa. De ahí frases como ”A ver Producción, ¿Por qué oímos los berreos de un niño?” o “necesito a alguien de producción que me vaya a comprar tal y cual cosa”.

Mi función en la película es la de auxiliar de producción, me dedico al tema de las localizaciones. Me encargo de chequear de que todo va bien cuando vamos a una localización: contacto con las personas que deban autorizarnos a  rodar allí, me encargo de reservar los espacios de aparcamiento, busco la electricidad que nos permita preparar el café y un montón de tareas más, muy diversas, unas cansinas, otras mecánicas, algunas improvisadas pero muy formadoras todas ellas. Hasta el momento, no hemos tenido grandes sobresaltos, seguimos vivos y todo funciona, más o menos, bien…

A partir de mañana 2 de agosto y hasta el sábado 7 de agosto estaremos rodando en el Casco Viejo en el histórico templo del rock de barrenka, el KATU, donde habrá un poco de todo : desde el apartamento del protagonista Ismael (encarnado por Javier Merino, nuestro Ignatius Reilly particular)  hasta un intento de homicidio dentro del propio bar… Por supuesto que esto es ficción, no se crean todo lo que ven en las películas…

Estoy pensando en cómo demonios conseguiremos aparcar nuestras furgonetas en el Casco Viejo…

Que Dios nos coja confesados…

4 de Agosto

Esteban Ibarretxe, director, guionista y productor de Un mundo casi perfecto, mira fijamente hacia el mercado de la Ribera mientras pega un patada al suelo de la calle de Barrencalle como para cerciorarse de que, efectivamente, se encuentra allí: “joder, esta calle, son tantos años ya” y resopla, como ya le he visto hacer varias veces, con la camisa empapada de sudor. Quizá no termina de creerse que una de las localizaciones más importantes de su última película sea en su bar preferido, el KATU, el bar legendario de barrenka, cuyos propietarios, Juanma, Juanmi e Iñaki siguen, como él, fieles a su estilo: rebeldes, inmunes al inevitable paso del tiempo.

El KATU abre de lunes a sábado todas las noches. Se trata del último superviviente de aquellos garitos en los que se montaban unos cristos increíbles. Como el KATU, Esteban ha vivido todo el esplendor del Barrencalle de los mejores días y ahora ha querido rendir homenaje, al bar y a la calle, rodando allí durante una semana. Pues a mi me parece muy bien.

10 de Agosto

Mis hermanas, Ainhoa y Maite, y yo tenemos una película de cabecera: Tu novia está loca (Enrique Urbizu, 1987). La hemos visto tantas veces que nos sabemos los diálogos “al dedillo” (expresión que aprendimos de la misma película). Es la historia de Amaia (Ana Gracia) directora de una agencia de publicidad que se topa un día con el actor de sus sueños, Juan Vergara (Santiago Ramos), en un bar de Bilbao y terminan esposados después de una discusión con unos impresentables y que tras pasar la noche juntos debido a que no pueden separarse (por las esposas, se entiende), se enamoran. A todo esto entra en juego el prometido de Amaia, Mikel (Antonio Resines) apoyado por la pléyade de trabajadores de la agencia de publicidad temerosos de que la agencia se vaya al garete si Amaia decide irse a vivir con Juan (María Barranco, Marisa Paredes, Guillermo Montesinos, casi nada). Se trata de una comedia de enredo bastante honesta que sin llegar nunca a las cotas de Mujeres al borde de un ataque de nervios (Pedro Almodóvar, 1988) o de Todo por la pasta (Enrique Urbizu, 1990), representa un clásico para mis hermanas y para mí.

Uno de los personajes secundarios que más nos gustó fue el personaje interpretado por Alex Angulo, Gonzalo Yuste, un “picapleitos del tres al cuarto” (expresión también sacada de Tu novia…) que representa a una importante y conservadora empresa que quiere contratar los servicios de la agencia de publicidad. Alex Angulo está soberbio encarnando al servil y cobarde Yuste cuya visión de la vida choca de frente con la alocada vida de Amaia y sus amigos…En Un mundo casi perfecto, Alex Angulo interpreta genialmente al Inspector Iturrioz.  En una de las secuencias del Inspector Iturrioz, hay una sorpresa que se desvelará en el estreno de la película. (Les daré una pista: tiene que ver con el autor de este blog).

Han pasado ya 23 de años de Tu novia está loca y las cosas han cambiado un poco más que un poquito: la forma de hacer películas (antes se rodaba en cine, ahora estamos rodando con una cámara de fotos Canon 5D), el Bilbao de Tu novia… y el Bilbao de Un mundo… no tienen nada pero nada que ver. Seguro que Alex Angulo también ha cambiado mucho, pero él sigue estando magistral y su trabajo perdura en el tiempo. Prueba de ello es su interpretación en dos grandes películas como El día de la bestia (Alex de la Iglesia, 1995)  y El laberinto del fauno (Guillermo del Toro, 2006). Ahí es nada.

11 de Agosto

“Estamos llegando al final del rodaje”, “lo peor ya ha pasado” o “si sigo comiendo bollería del catering acabaré diabético” son las frases más habituales estos días en el set de un mundo casi perfecto, la película preferida de todos los niños de Barrencalle. Aquí les dejo una foto sacada en esta misma calle por el productor Eduardo Carneros en la que Asier Guerricaechebarria (auxiliar de producción) atiende las explicaciones de Javier Arriaga (segundo ayudante de dirección) mientras este come una pera y, a la derecha, el autor de este blog es pillado de brazos cruzados…

Esta semana nos ha tocado rodar en Deusto cerca de San Felicísimo una de las escenas más complicadas de la película: el atraco al banco. No quiero desvelar nada de la película, pero sí que hay un atraco y también un furgón blindado. Ya les dije que la historia es un cruce (pero sin cedas al paso ni stops) entre Heat y La conjura de los necios. De hecho nuestro Robert de Niro es Antonio Dechent (actor sevillano de carácter que interpreta a Willy, el malo que da consejos sobre mujeres al bueno) y Val Kilmer es acá Jon Ariño, uno de esos actores para los que parece siempre que hay un papel reservado para ellos.

Asier me ha contado hoy que Esteban Ibarretxe ha soltado una frase muy mítica que merece ser recordada aquí. Le estaba explicando a uno de los personajes que entran al banco (un jubilado con una fuerte tos) cómo llevar la libreta del banco ”tú agarras muy fuerte la libreta, como hacen los jubilados, como si te la fueran a quitar”…

Mañana terminamos la secuencia del atraco y por lo que parece vamos a tener un final de rodaje tranquilo. Aunque seguro que al decir esto, el universo conspira contra nosotros para hacernos más duros estos últimos 9 días. Es lo que te pasa cuando te relajas y cuando te crees que tienes todo controlado.

El final del rodaje coincide con el comienzo de la Aste Nagusia, el 21 de Agosto. El final de 5 semanas de desenfreno laboral coincide con el comienzo del desenfreno y locura de las fiestas de Bilbao. Que Dios nos coja confesados…

15 de Agosto

En el mundo del audiovisual y del cine he trabajado en 7 documentales, en unos 10 cortos y en 2 largometrajes de ficción (La mujer del anarquista, Marie Noëlle y Peter Sehr, 2008, y ahora en Un mundo casi perfecto).

Existen bastantes diferencias entre el documental y la ficción. Básicamente, en ambos se trata de contar una historia a través de imágenes y sonidos. Es así de simple, no hay otra verdad que esa. La gran diferencia entre los dos es que en la ficción la historia ya está escrita (en forma de guión) y en el documental existe una cosa llamada tratamiento que es como una lista en la que vienen todos los ingredientes de la historia: cual es la historia que quieres contar, cómo la quieres tratar, cuales son las imágenes más relevantes, etc… pero sin guionizar ya que, realmente, nunca sabes muy bien lo que va a pasar, puedes intuirlo sí, pero no lo controlas tanto como en la ficción donde tienes un guión, unas pautas fijadas. Si el guión es bueno, es responsabilidad del director convertirlo en una gran película.

En Un mundo casi perfecto estoy trabajando en producción y hay infinidad de cosas que hay que controlar, un compendio de pequeños detalles que hacen que las cosas funcionen bien o mal. En general, si se ha preparado bien y se han anticipado los marrones que nos pueden complicar la vida, el trabajo no suele ser muy agobiante. Se trata, en definitiva, de que no haya problemas que paren el ritmo del rodaje, de que no haya interferencias. Rodar es caro porque hay que pagar el sueldo de mucha gente, alquilar el material y si un día el rodaje se para porque llueve, porque se fastidie un foco, porque tengas un accidente de tráfico o porque te roben el camión de vestuario, pues nada, hay que estar preparado para solventar los problemas.

Hasta el momento, no hemos tenido enormes problemas y todo está saliendo según el plan previsto. Cruzo los dedos para que siga así. Los principales marrones de producción han sido marroncillos para mi jefa, (la jefa de producción de la película), Sara Bergasa, una persona hecha para trabajar con ella.

Aquí les dejo una foto que la he puesto con mi perfil del facebook, y en la que aparezco vestido de Ertzaina al lado del gran Antonio Dechent. Ya saben, los de producción tenemos que estar dispuestos a todo, incluso a hacer de extras cuando la situación así lo requiere.

25 de Agosto

El pasado sábado 21 de agosto justo cinco horas antes de que el pregonero de la Aste Nagusia nos invitara a la ruina económica en las fiestas, terminó el rodaje de un mundo casi perfecto, después de cinco intensas semanas, sin que se conocieran grandes sobresaltos, ni tampoco cuantiosas pérdidas financieras en el presupuesto de la película, ni desgracias personales de ningún tipo. Si que hubo que lamentar alguna que otra resaca al día siguiente de la fiesta de fin de rodaje…

La edición de la película comenzará dentro de dos semanas y la película se estrenará en el 2011, con las fechas aún por decidir. Ya les iré informando puntualmente en este mismo blog. Aquí les dejo una foto del rodaje en uno de los lugares más emblemáticos del nuevo Bilbao: La Alhóndiga. (En la foto aparece el autor de este blog sentado vigilando el material de rodaje junto a Mikel Alonso, meritorio de producción y eléctrico de corazón. Mikel ha sido un gran descubrimiento para esta profesión, se lo ha currado muy bien).

Por otro lado, no puedo desvelar a qué se refiere el título un mundo casi perfecto. Creo que esconde un significado metafórico. Igual tiene que ver con aquella frase (más bien, parida) de Miguel de Unamuno, que decía que “El mundo es un Bilbao más grande”.  Quizá un mundo casi perfecto quiere decir que el mundo es como un Bilbao casi perfecto, porque Bilbao, de por sí, es perfecto… No se.

Puede que un día echemos la vista atrás y hablemos de esta época como aquel tiempo en que se empezaron de nuevo a rodar películas en Bilbao. Prueba de ello es esta misma película o Pagafantas (Borja Cobeaga, 2009) o La Máquina de pintar nubes (Aitor Mazo y Patxo Telleria, 2009). Contamos con directores, productores y técnicos de gran prestigio que ya no tienen porqué marcharse a Madrid o a Barcelona y además la coyuntura nos es favorable: el nuevo Bilbao y su conversión en una ciudad de servicios que no tiene nada que ver con lo que era hace 20-25 años. Súbanse un día al tranvía que va desde Basurto hasta Atxuri y lo comprobarán por sí mismos. Creo que Bilbao debería aprovechar esta coyuntura y seguro que en tiempos venideros se harán 3-4 películas al año en nuestra villa. Se puede.

Oscars 2011, Natalie Portman y Colin Firth

Acaba de finalizar la entrega de los Oscars 2011 sin ninguna sorpresa pues The King’s speech (El discurso del Rey, Tom Hooper) se ha llevado los principales premios: mejor película, mejor dirección, mejor interpretación masculina y mejor guión original. Ví la película y me gustó sin tampoco entusiasmarme demasiado, es una historia de superación que tanto gusta a los académicos del cine norteamericano.

Me gustaría reconocer aquí a los actores Natalie Portman, que ha ganado el Oscar por la sublime interpretación de la obsesiva Nina Sayers en Black Swan (Cisne NegroDarren Aronofski) y a Colin Firth. Me quedo con sus silencios incómodos cuando se dispone a hablar y y cómo consigue que te identifiques con Jorge VI de Inglaterra, aunque no sea más que un monarca desagradable y orgulloso.

Ambos son protagonistas de dos de las películas que más me han marcado y que siempre las tuvimos en mente cuando hicimos el documental Zu zara nagusia. Por un lado, Fever Pitch (Fuera de juego, Paul Ashworth, 1997), adaptación de la novela homónima de Nick Hornby, en la que Firth interpreta a un profesor aficionado al equipo de fútbol del norte de Londres, el Arsenal. Hay un momento genial en el que su novia, Ruth Gemmell le pregunta si está pensando en su relación, a lo que él responde: “no, estaba pensando en el partido del Arsenal”.

Y por otro lado, Beautiful Girls (Ted Demme, 1996) el reencuentro entre unos viejos compañeros de una high-school que hacen balance de su vida mientras ahogan sus penas en el bar del pueblo. Entre tanta melancolía, aparece una especie de ángel de 13 años, llamada Marty (Natalie Portman), que trastoca la vida de un Timothy Hutton a caballo entre los sueños rotos de la infancia y una actual crisis de pareja.

También me quedo con el Oscar a mejor guión adaptado a Aaron Sorkin por su excelente trabajo en The Social Network, para mí, la mejor película del año pasado.

Zorionak, Alex de la Iglesia

Llevaba mucho tiempo queriendo escribir algo sobre el director de cine de Bilbao Alex de la Iglesia y aprovechando que ayer cumplía años (45), me atrevo, por fin, a enfrentarme al reto que supone hablar de uno de mis cineastas preferidos y de lo que representan sus películas para mí, que es muchísimo.

Me sé de memoria los diálogos de El día de la bestia (1994), 800 balas (2002) y Crimen Ferpecto (2004) para mí sus mejores trabajos, las películas más divertidas que no me importa ver una y otra vez. Acción mutante (1993) (que no la vi hasta que Txus Barrio me trajera una edición pirata china de la película en el 2002 o así), Muertos de risa (1999) y La comunidad (2000) también me gustan mucho pero creo que están un escalón por debajo de las tres primeras. Por último, Perdita Durango (1997) y Oxford Murders (2007) que no sé si es porque son las dos en inglés o qué, pero aún apreciándolas, no me llegan tanto como las otras, me parece que el cine de Alex de la Iglesia se resiente al pasar del castellano al inglés.

A pesar de que las historias estén muy bien contadas echamos mucho de menos su universo único e intransferible: esos guiones que parecen escritos en una cafetería de Indautxu (con su coguionista y amigo de toda la vida, Jorge Guerricaechevarría), esos curas y esas señoras mayores con mano dura, ese sentimiento de culpa de colegio de jesuitas, esa envidia malsana de sus esperpénticos personajes, esa mala hostia, esa visión de la familia y de la navidad tan cruda, tan negra,… En definitiva, este es su sello personal y creo que se echa en falta en sus films de versión original inglesa.

Pero si hay una obra en lo más alto de mi ránking personal de películas, no sólo de Alex de la Iglesia sino de todos los directores y tiempos, esa es, sin duda, 800 balas. Una vez Iker Seisdedos me dijo que podría explicar la invasión de Irak a través de este marmitako-western (como el mismo Alex así lo denominó) por la chapa que estaba dando con la peliculita. Para mí seguir las aventuras de aquella pandilla de lunáticos de Texas Hollywood que defienden lo único que tienen fue una de las mayores revelaciones que he tenido en una sala de cine: las frases de Julián Torralba (personaje interpretado por Sancho Gracia): “en la vida hay que divertirse en los intervalos entre putada y putada”, “viniste como amigo y sólo querías traicionarme”, o del enterrador (Luciano Federico) cuando decide quedarse al lado de Julián en la última, heroica e inútil resistencia: “siempre llego tarde a todos los sitios, no quiero perdérmelo esta vez”. Y ese final con Clint Eastwood, una especie de homenaje al trágico destino de Max Estrella de Luces de Bohemia de Valle-Inclán, al que le toca un premio después de muerto.

El que 800 balas no fuera un éxito en taquilla no hizo sino aumentar mi admiración por ella. Con el tiempo te vas dando cuenta de que es un poco pueril que algo te guste más porque no le gusta a mucha gente, pero bueno uno va madurando y poco a poco perdonando a aquellos que la vieron y no les gustó.

Ahora que Alex de la Iglesia ostenta la presidencia de la Academia de Cine se han empezado a oír las predecibles acusaciones de venderse a un establishment que con tanta mala hostia critica en sus películas. A mí me parece que lo está haciendo bastante bien en una coyuntura jodida pero jodida de verdad, está tratando de unir a la gente del cine a pesar de que se trate de un oficio de “francotiradores” como él mismo acierta a decir. Puede que lo consiga o no, que tenga más éxito o menos éxito, pero es admirable que lo esté intentando.

Cuando en septiembre obtuvo el León de Oro al mejor guión y a la mejor dirección por Balada triste de trompeta declaró que aunque diga que sus influencias es gente como Tobe Hopper o Sam Peckinpah, a él lo que realmente le gusta es Pedro Olea. Me pareció muy digno que se acordara de uno de los directores más ninguneados del cine español (y el autor de este blog el primero en ningunear, ojo) cuando cuenta en su haber con excelentes películas como El bosque del lobo (1970) o No es bueno que el hombre esté sólo (1973).

Por último aquí les dejo un pequeño e inquietante extracto de Balada triste de trompeta. Qué ganas de que se estrene:

Zinebi 52

cartel pequeño traz

Anoche finalizó el 52 Festival de Cortos y Documentales Zinebi con la gala de clausura celebrada en el Teatro Arriaga de Bilbao y presentada por los actores Bárbara Goenaga y Mikel Losada. El cortometraje de animación Norit Krupi de Jurgis Krasons y el de ficción de Banu Akseki, Thermes, se llevaron los máximos galardones. No he visto el corto de animación pero sí que vi Thermes, la historia de la estancia de una madre y su hijo en un balneario de la localidad belga de Spa (de donde probablemente surge la denominación de spa para designar a las piscinas de aguas termales).

Thermes es un buen ejemplo de lo que un cortometraje debe ser: la escuela de futuros guionistas, directores, productores o directores de fotografía. El corto es un medio para llegar al largo-metraje que es el fin. Thermes no será el mejor corto que he visto en mi vida pero ya en la secuencia inicial (en la que madre e hijo se encuentran en el modesto salón de su casa de Bruselas), a Banu Akseki le basta con dos sencillas pinceladas para describirnos a los personajes. Es ahí donde radica el talento de la cineasta belga, en utilizar pocos recursos para decir mucho.

Por otra parte, Marta Fernández (la mayor conocedora del cine de Pedro Olea, aparte de Pedro Olea), Asier Guerricaechebarria y el autor de este blog fuimos jurado de la Asociación de Guionistas Vascos y la SGAE teniendo que otorgar dos premios al mejor guión de cortometraje vasco. Los ganadores fueron Birdboy (corto de animación de Pedro Rivero y Alberto Vázquez) y Arditan (corto documental de Egoi Markaida).

Fuimos convocados por Luis Maria Eguiraun (guionista, programador del Festival y el hombre que más se parece a George C. Scott después del propio George C. Scott) a las 20h15 junto al resto de entregadores de los premios. El protocolo funcionó como un reloj, gracias al buen hacer de los regidores y al buen juicio de los premiados por no alargar innecesariamente sus discursos de agradecimientos. Un año más, un zinebi más.

Luis García Berlanga

La muerte ayer en Madrid de Luis García Berlanga (nacido en Valencia el 12 de junio de 1921) deja huérfano al mundo del cine que se queda sin aquel que mejor supo retratar la sociedad española durante la segunda mitad del siglo XX. Repasamos su trayectoria con este texto cojonudamente escrito por Álvaro Fierro, colaborador de Ruta66 y Mondosonoro. Esta es su primera colaboración en este blog, esperemos que sea la primera de muchas:

¿Es el Berlanguismo un Humanismo?

Al igual que otros grandes del celuloide, como Billy Wilder, Luis García Berlanga tejió a lo largo de sus diecisiete films una maraña de sátira y mordacidad contemporánea a su época, vitriolo que trajo de cabeza a los censores en una sociedad apostólica y romana.

“Berlanga no es un comunista, mucho peor: es un mal español”. La descripción del autor levantino en boca del generalísimo supone el peor insulto otorgado por el régimen a uno de sus compatriotas. Y si ésta, además, se vincula con las artes, y por ende, está sujeto a la exposición pública, peor que peor. Así, las tijeras franquistas se mantuvieron afiladas desde el primer ataque, verbal o pictórico, sobre alguien que hizo de la ironía y de la compasión un arma para la dictadura, una alternativa a la resistencia, más hiriente que las herramientas de guerra de los maquis. Pero Berlanga, que paradójicamente- o irónicamente- luchó en la División Azul (pero también en el bando republicano) durante la contienda, más que querer derrocar al Gobierno, mostraba pasivamente una particular óptica a base de retazos de una dura y sórdida realidad, tan cotidiana como cierta. Con la inestimable ayuda de Rafael Azcona, guionista por excelencia de nuestro pretérito costumbrismo gris, Berlanga inoculó a ese paisaje del inteligente revulsivo que necesitaban mostrar.

Si bien es cierto que mantuvo una filmografía irregular, obras maestras del calibre de Plácido (1961) o El Verdugo (1963) dieron fe de las intenciones del tándem Azcona- Berlanga, que pedaleaban juntos hacia la sátira y las contradicciones. A saber, en la primera, la limpieza de conciencia de una comunidad que por el día de Nochebuena sientan a un pobre a su mesa: la segunda, la radiografía de un país que ve con buenos ojos la pena de muerte no así al propio verdugo, al que se despreciaba. La negrura que pintaba el drama revestido de comedia, como (otros) pocos directores hacían en ese momento (Ferreri, Bardem), alcanzaba los estratos sociables más intocables. Sea Los Jueves, Milagro (1957), en colaboración con el propio J.A Bardem- y con el que debutó en Esa Pareja Feliz (1951)-donde la ignorancia de una pequeña comarca otrora turística es usada como reclamo religioso, mediante la recreación de apariciones celestiales, o el rechazo de la comunidad internacional a España en Bienvenido Mr. Marshall (1952), mostraron al Berlanga más lúcido. Novio a la Vista (1953), o el esperpento de la élite nacional de principios del siglo pasado, que es perfectamente extrapolable a tiempos más inmediatos, no justifican dejar en el tintero films que, sin esa acidez, resultan de lo más íntimo creado por su autor, como Calabuch (1956).

No hubo etapa en la vida española exprimida con tanto jugo como la que vino tras la muerte de Franco. La transición, y concretamente, la situación de la burguesía pro régimen en tierra de nadie al tener que adaptarse, con disimulo, a los nuevos vientos políticos. Limpiamente llegaron a la cartelera títulos explícitos como los que componen la trilogía La Escopeta Nacional (1978), Patrimonio Nacional (1980) y Nacional III (1982), que abordaban como pocas películas osaron, el incipiente paso a la democracia. De su paso por Argentina destaca una obra menor. La Boutique (1967), que, a falta de presiones acostumbradas, corroboraba el mérito de un hombre que supo colar un lenguaje propio, no apto para las miopes lentes del censor. La Vaquilla (1986), Moros y Cristianos (1986) o la más destacable de las tres, Todos a la Cárcel (1993) confirmaron el flaqueo de alguien que no sabía que hacer sin la losa del régimen.

Todas las miserias humanas vistas a través de una narración ágil, fluida. Esta podría ser la máxima del cine berlanguiano, que sin la cortina de humo-r- le llevó por derroteros más oscuros, menos comedidos. Ahí está Tamaño Natural (1973) o su despedida al cine, París- Tombuctú (1999), donde Michel Piccoli, en una suerte de alter ego, no deja lugar a la esperanza en la soledad del hombre maduro.

Resulta pues curioso que la era de mayor inspiración de Berlanga se situara en plena represión política. Los momentos de consolidación de las nuevas normas económicas- y la ortodoxia religiosa- impuestas a rajatabla tras la reconstrucción de un cadáver en forma de nación post guerra civil no resultaban propicios para disentir. Los artistas tenían la imagen, la palabra o la voz para despertar una conciencia social demasiado temerosa con sus propios problemas para poder permitirse el lujo de pensar por sí mismas. Ver ahora su cine, con las barreras que el paso del tiempo levanta tácitamente en nuestra retina, confirma la vigencia atemporal de un testigo de lo mejor y lo peor de la condición humana que a España le tocó (sobre) vivir.

Álvaro Fierro.