El Festival Zinegoak y La Otxoa

zinegoak-281x197

El Zinegoak, el festival internacional de cine y artes escénicas gay-lesbo-trans de Bilbao que se celebrará del próximo jueves 31 de enero al domingo 10 de febrero, cumplirá 10 años en esta edición. Parece ser que este festival de temática LGBT (siglas utilizadas para designar colectivamente a lesbianas, gays, bisexuales y transexuales) se está consolidando como una de las principales manifestaciones sobre diversidad afectiva que hay en América Latina y en el Estado Español.

Conocía este festival como espectador hasta que tuve la oportunidad de participar como jurado del Premio al Mejor Guión de Largometraje de Ficción, otorgado por nuestra Asociación de Guionistas Vascos, en las ediciones del 2011 y 2012. En la primera, la última con el director Roberto Castón al frente (guionista y director de Ander), otorgamos el premio al guión de Merav Doster por el film israelí Einayim Petukoht (Ojos bien abiertos). El año pasado, la primera edición como director de Pau Guillén, concedimos el premio de mejor guión al inglés Andrew Haigh por su Weekend y una mención especial a la guionista inglesa Paula Milne por The Night Watch.

cartel la Otxoa, sin complejos

Este año 2013, dentro de la sección de Cine Documental, estará a competición La Otxoa, sin complejos. Habrá dos proyecciones, las dos en el Bilborock (Muelle de la Merced, 1); el sábado 2 de febrero a las 20:00 y el domingo 10 a las 18:00. Antes del viernes, a través de la página de facebook de La Otxoa, sin complejos iremos dando más detalles acerca de esto. Puede ser una buena ocasión para ver el documental en pantalla grande, para todo aquel que no pudiese verlo en el último Zinebi.

Además también está la fiesta de clausura, el sábado 9 de febrero, con el concierto del grupo canadiense The Hidden Cameras en la sala BBK.

Anuncios

El Cineclub FAS y Michael Haneke

madrid-19871

Como todos los martes, hay proyección en el Cineclub FAS en la sala El Carmen de la plaza de Indautxu. Esta noche toca el largometraje Madrid, 1987 (David Trueba, 2011). La proyección de la película (en la imagen de arriba) contará con la presencia de su director. Este 2013 están de celebración en el FAS, puesto que se cumplen 60 años de su creación, convirtiéndose en uno de los cineclubs más longevos de Europa.

Recuerdo la proyección de Funny Games (1998) de Michael Haneke hace ya algunos años. Álvaro Fierro y yo fuimos invitados por Koldo Serra y Gorka Vázquez que presentaban su cortometraje Amor de madre. En aquella época no conocía personalmente ni a los que dirigían el FAS, ni a Asier Guerricaechebarria, Toni Garzón o al crítico de cine Josu Eguren, pero me imagino que se encontrarían allí también.

funny-games

Funny Games (arriba en la foto) fue la primera película que veía del director austriaco y mantengo muchas de sus imágenes presentes todavía hoy. No la he vuelto a visionar desde entonces, luego nunca la he visto tal y como la concibió su autor, puesto que al parecer, dos bobinas fueron proyectadas en orden incorrecto. Quizá esto hiciera más inquietante aún aquella historia de dos jóvenes que, en un relato que va in crescendo en tensión y violencia, secuestran y torturan brutalmente a una familia.

Después he visto también La pianiste (2001), Le temps du Loup (2003), Caché (2005) y, hace un par de semanas, Amour (2012), por la que Haneke ha sido premiado con el Globo de Oro al mejor film en habla no inglesa y opta asimismo a 5 estatuillas en la entrega de los Oscars que tendrá lugar el próximo 24 de Febrero. Vimos Amour, de nuevo en el FAS pero en los cines Golem y en noche de jueves. Es la desoladora crónica de una pareja de octogenarios, en la que asistimos a la degeneración de la mujer y a los tiernos cuidados de su marido (debajo en la foto). La puesta en escena es magistral, de una sencillez aparente, pero en absoluto fácil, puesto que todo está medido milimétricamente.

Amour

Mientras veía la película, recordé el último año de mi Amama, que como la protagonista de Amour, perdió el habla, se negaba a comer y se pasaba llorando gran parte de sus últimos días. Y esto fue la prueba, como se refleja crudamente en la película, de que la muerte es algo muy real.

Se hace posible el primer capítulo

160metrosavatar-731

La semana pasada finalizó la primera ronda del crowdfunding de 160 metros, una historia del rock en Bizkaia y alcanzamos la financiación mínima necesaria para poder realizar el primer capítulo. Queremos agradecer (Álvaro Fierro, Diego Urruchi, Raúl López y yo) a los más de 200 financiadores que han hecho posible este proyecto.

160 metros… es una serie documental y un docuweb que narrará la la transformación social que tuvo lugar en los años 90 en ambos márgenes de la ría de Bilbao desde el punto de vista del rock. Hasta el momento, un total de 209 aportaciones de particulares, entre 5€ y 50€, y la entrada como coproductores de la sala bilbaína Kafe Antzokia, Asociación La Caldera Musika Elkartea, Tipografika y la Sala Drumgorri de Llodio hacen posible que durante el mes de febrero comencemos el rodaje de este audiovisual; cuyo estreno está previsto para la próxima primavera en EITB y en streaming por internet.

El crowdfunding es un método para poder financiar proyectos mediante micro-aportaciones y tras esta primera ronda comienza una segunda fase de financiación que se alargará hasta el 18 de febrero, plazo límite para sufragar los gastos del documental. En este punto,  hacemos un llamamiento a bares, tiendas, entidades y marcas a sumarse y apoyar la iniciativa para llevar a cabo los 5 capítulos que conformarán la serie.

Todo aquel que esté interesado en participar puede hacerlo a través de Goteo.org: http://goteo.org/project/160metros

Aquí les dejo la presentación del proyecto aparecida en el Teleberri el pasado 27 de diciembre:

http://http://www.eitb.com/es/videos/detalle/1211206/video-documental-160-metros–escena-rock-bizkaia-anos-90/

Encuentro con Ignacio del Moral, guionista de Lope

Después de los encuentros con Javier Gullón y con Jean-Claude Carrière, celebraremos, el próximo martes 4 de diciembre, el III Encuentro de Guionistas del 2012 junto al guionista donostiarra Ignacio del Moral co-autor de, entre otras, Los lunes al sol (Fernando León de Aranoa, 2002), La voz dormida (Benito Zambrano, 2011) o la simpática y exitosa película de animación Las aventuras de Tadeo Jones (Enrique Gato, 2012).

En colaboración con el cineclub Fas, vamos a presentar Lope (Andrucha Waddington, 2010), una cinta de época que narra las peripecias en el amor, en el arte y en la vida del poeta y dramaturgo Lope de Vega en el Madrid de finales del siglo XVI. Interpretada por, el actor en alza, Alberto Ammann (hoy mismo se estrena Invasor de Daniel Calparsoro, precisamente con guión del propio Javier Gullón, en la que Ammann tiene el papel principal) está también protagonizada por Leonor Watling, Pilar López de Ayala y Luis Tosar.

La proyección tendrá lugar en la sala El Carmen de la Plaza de Indautxu, este martes 4 de diciembre a las 19h45 y habrá un debate con Ignacio del Moral y Javier Echániz, presidente de la Asociación de Guionistas Vascos, después de la proyección.

Aquí les dejo unas fotos de los dos encuentros anteriores de este año:

la foto (1)

Arriba la tradicional foto ascensor con sobrecarga de guionistas. De izquierda a derecha, Joanes Urkixo, Miguel Suaña, Luis Eguiraun, Lourdes Bedia, Javier Gullón, Mikel Rueda, Eguzkiñe Aranzibia y Javier Echániz.

406911_505374406153414_572859409_n[1]

De izquierda a derecha Asier Guerricaechebarria, Jean-Claude Carrière, Joanes Urkixo y el autor de este blog.

Diario de un festival: Una noche irrepetible

El pasado jueves 22 de noviembre tuve el inmenso placer de presentar el documental La Otxoa, sin complejos en el auditorio del Museo Guggenheim dentro de la sección Miradas desde Euskadi del festival Zinebi.

Fue una noche irrepetible. La sala estaba a reventar y hubo incluso quien se quedó fuera y no pudo verlo. Desde aquí mi más sincera disculpa a esta gente. Prometo que la próxima vez que lo proyectemos (espero que muy pronto), ellos serán los primeros en entrar en la sesión.

Comenzamos el rodaje de La Otxoa, sin complejos un lejano 17 de agosto de 2009. No ha sido sencillo terminar; es más, durante dos largos años parecía que la película nunca se haría. Pero si algo hemos aprendido es que las películas tienen su timing, su momento. Había que dejar pasar un tiempo (tampoco mucho para que no se enfriara demasiado) y después rematar bien el trabajo. Yo nunca perdí la esperanza con este proyecto. Never give up! como decía uno de los personajes de la gran comedia italiana Reality (Matteo Garrone, 2012).

Pero bueno en esos dos años (2010 y 2011), menos hacer el documental, he hecho de todo: participar en un montón de cosas y adquirir una experiencia importante. Empecé a escribir con Asier Guerricaechebarria mi primer guión de ficción, Eskorbuto; trabajé en el rodaje de Un mundo casi perfecto de los Hermanos Ibarretxe y también en Misión Lipdub, un programa de televisión, un talent show, que concebimos y desarrollamos en la productora Armonika Eduardo Carneros, María Maestre, el propio Asier y un servidor. Después, en el 2011, estuve de ayudante de producción en el telefilm La Conspiración de Pedro Olea, producido por IDEM4. Y es en esta misma productora en la que he estado desde entonces hasta ahora para terminar La Otxoa…

A todos los que habéis contribuido a terminar este documental os quiero dar las gracias. Sobre todo a José Antonio Nielfa, La Otxoa, por su ayuda y disposición. A Marina Paugam y Jean-Michel Rodrigo de Mecanos Productions, por todos sus buenos consejos, al paciente y profesional equipo técnico, al equipo de IDEM4, a las televisiones (ETB, TVE y TLT), y a las instituciones como el Gobierno Vasco, el Ministerio de Cultura francés y la Procirep. A todos: Eskerrik asko, merci beaucoup.

Diario de un festival: Jean-Claude Carrière

Este es el artículo que escribí para el catálogo del Zinebi sobre el guionista francés Jean-Claude Carrière (su último guión llevado al cine es El artista y la modelo de Fernando Trueba) que, de la mano de la Asociación de Guionistas Vascos y del propio Festival Zinebi, vendrá este martes 20 de noviembre a presentar a las 20:00 en el Museo Guggenheim la película Reencarnación (de Jonathan Glazer y con Nicole Kidman).

EL DISCRETO ENCANTO DE JEAN-CLAUDE CARRIÈRE

“Un guión es el camino que va de la oruga a la mariposa; un estado transitorio, una forma pasajera destinada a metamorfosearse y a desaparecer. Lo más normal es que al final de un rodaje tiremos el guión a la basura.” De esta forma tan honesta comienza Jean-Claude Carrière (Colombières-sur-Orb, Hérault, Francia) su libro Exercice du Scénario (La Fémis, 1990). Dramaturgo, historiador, novelista y guionista desde hace más de 60 años; escritor erudito y accesible a todo el mundo, Carrière ha firmado guiones para cineastas de la talla de Luis Buñuel, Pierre Étaix, Jacques Deray, Louis Malle, Jean-Luc Godard, Milos Forman, Peter Brook, Volker Schlöndorff, Andrzej Wajda, Wayne Wang  o Fernando Trueba.

Miembro de una modesta familia de agricultores, en su casa no había ni un solo libro, cuadro o fotografía; Carrière se mantendrá fiel a una divisa toda su vida: escribir y leer mucho. Siendo estudiante, debido a una enfermedad, escribe durante ocho meses su primera novela, que vería la luz años más tarde (1957) con el título de Lézard (Lagarto). Un día su editor le propone hacer una prueba para novelizar Las vacaciones del señor Hulot (Les Vacances de Monsieur Hulot) de Jacques Tati, lo que le supone entrar de lleno en el universo burlesco del gran cómico y en el del cine en general.

Durante el Festival de Cannes 1963, recién finalizada la escritura con Pierre Étaix de El pretendiente (Le Soupirant), Jean-Claude Carrière conoce a Luis Buñuel, que buscaba un joven guionista francés para su siguiente proyecto: Diario de una camarera (Journal d’une femme de chambre).

Su colaboración de más de 20 años da como resultado 9 guiones de largometraje de los que 6 fueron llevados a la gran pantalla y figuran entre las más altas cumbres del cine europeo: Bella de día (Belle de jour, 1967), La Vía Láctea (La Voie lactée, 1969), o El discreto encanto de la burguesía (Le Charme discret de la bourgeoisie, 1972), por ejemplo. Hay que destacar también otras colaboraciones con maestros como Volker Schlöndorff en El tambor de hojalata (Die Blechtrommel, 1979) y El amor de Swann (Swann in Love, 1984); o Milos Forman en Valmont (1989) y Los fantasmas de Goya (Goya’s Ghosts, 2002). Obtiene asimismo un notable éxito de crítica y público con las adaptaciones de Cyrano de Bergerac (Jean-Paul Rappeneau, 1990) y La insoportable levedad del ser (The Unbearable Lightness of Being, Philip Kaufman, 1988).

Es responsable del guión, con tintes autobiográficos, de Reencarnación (Birth, Jonathan Glazer, 2004), la historia de un niño de 10 años que, por el más terrorífico de los misterios, parece acordarse de todo lo que un hombre (Sean) y su mujer (Anna) han vivido. “Si perdiera a mi mujer y al día siguiente un pájaro se posara en mi ventana, me mirara fijamente y dijera: ‘Sean, soy Anna, he vuelto’, yo le creería y viviría con él”.  Es la primera frase de la película, extrañamente poética y premonitoria, pronunciada por el personaje de Sean, al que nunca veremos después de su muerte en la majestuosa secuencia de inicio.

En el 2011, Carrière publica Para matar el recuerdo. Memorias españolas, un libro sobre la idiosincrasia de la sociedad española. Al contrario que en Francia, en donde se sitúa la razón y la claridad por encima de todo, en España predomina lo irracional, la oscuridad y el despropósito. Se trata de una relación distinta con la realidad y el mundo. El dispositivo narrativo utilizado por Carrière es el siguiente: muestra los clichés, los aísla y los analiza para ver qué es lo que se esconde detrás de ellos. Lo que hay en nosotros, en definitiva, de oscuro, profundo e inextricable.

Por último, en el documental Carrière, 250 metros (Juan Carlos Rulfo, 2011), una incursión en su vida a través de los siete países en los que ha vivido, escribe varias cartas a sus hijos sobre su experiencia en estos países, y su forma de ver el cine y la vida.

250 metros es la distancia que separa su casa de Colombières-sur-Orb del cementerio…

Diario de un festival: Pedro Olea

Desde que Joxean Fernández ocupa la dirección de la Euskadiko Filmategia-Filmoteca Vasca, se han organizado dos retrospectivas sobre cineastas como Álex de la Iglesia Ana Díez y ahora transcurre una entorno al tema de Cine y Guerra Civil en el País Vasco.

Se ha podido ver en los cine GOLEM de AlhóndigaBilbao, el Guernica de Alain Resnais o El otro árbol de Guernica de Pedro Lazaga. También van a proyectarse trabajos más recientes como la ópera prima de Julio Medem (Vacas, 1992), La buena nueva (Helena Taberna, 2008) o La Conspiración (Pedro Olea, 2012). Precisamente del cineasta bilbaino, Pedro Olea, tuvimos la ocasión de ver un cortometraje que realizó para la serie documental IKUSKA, una serie de cortos documentales de tema vasco dirigidos, entre otros, por Montxo Armendáriz, Antxon Ezeiza o Imanol Uribe a finales de los 70, principios de los 80.

El capitulo de Olea (de 1979), se centra en la memoria de algunos de los supervivientes del bombardeo de Gernika y empieza y termina con el testimonio del gudari Joseba Elosegi, que desmiente la versión de los nacionales de que los culpables del bombardeo fueran los rojos.

También se proyectará La Conspiración (el lunes 17 de diciembre a las 20:00), una tv-movie producida por IDEM4, ETB y TVE, que es la crónica de los días previos al Levantamiento Nacional, golpe militar dirigido por Emilio Mola desde Pamplona. Se trata también de otro desmentido de la historia, puesto que la creencia generalizada es que fue Franco fue quien conspiró para derrocar al Gobierno Republicano.

Dentro de la sección Miradas desde Euskadi del Festival Zinebi, Pedro Olea presentará en primicia los 25 primeros minutos de lo que será el montaje definitivo del documental Olaeta, una vida en danza, este sábado 17 de noviembre a las 20:00 en la sala BBK. Escrita por Alberto López-Echevarrieta, es la historia de Segundo de Olaeta, pionero de la danza moderna vasca, y de su familia, que elevaron la danza tradicional a la categoría de ballet, difundiéndola por todo el mundo.

Diario de un festival: El último hombre

Desde hoy, hasta el viernes 23 de noviembre, voy a tratar de escribir un post diario pues comienza el Festival Zinebi que, además de presentar un cartel y unos invitados de lo mejorcito de los últimos años (Carlos Saura, Pedro Olea, Jean-Claude Carrière o Patrice Chereau), también será la cita en la que por fin se estrene mi segundo documental como guionista y director, La Otxoa, sin complejos (el jueves 22 de noviembre a las 20:00 en el Museo Guggenheim) y asimismo se presentará en la sección informativa un cortometraje, El último hombre (de Alain Garibi), del que soy productor, este domingo 18 de noviembre a partir de las 22:30, en los Cines Golem de AlhóndigaBilbao.

Por lo tanto, por un lado, mucho evento y compromiso pero, por otro lado, muchas ganas también de vivir a tope y de disfrutar de estos 9 días que igual no se vuelven a repetir.

El último hombre es la historia de Frank, un hombre que lleva un tiempo encerrado en su morada. Aislado del mundo, ha construído una fortaleza a su alrededor que, hasta el momento, le ha permitido resguardarse de los peligros provinientes del glacial exterior. Se trata de una adaptación libre del cuento La Madriguera de Franz Kafka.

El corto, de muy bajo presupuesto, nace del ímpetu de gente como Mapi Plou (directora de arte), Félix Guede o Jaime Azpiazu (directores de fotografía) en crear pequeñas historias, sin tener que esperar las (cada vez menos frecuentes) subvenciones. Fue seleccionado en el pasado FANT2012 y formó parte también del mercado Shortlatino del Festival Alcine2012.

Además de ser una carta de presentación de Alain Garibi, que muestra sus credenciales como director de relatos insólitos, raros, pero que no dejan indiferente a nadie, El último hombre se centra en la interpretación (para mi, magistral) de Juan Viadas (en la foto de arriba).

El otro día Alain y yo fuimos a probar el DCP a los cines Golem. El DCP (Digital Cinema Package) es un formato de proyección que es el equivalente digital a la proyección analógica en 35 mm. Nos quedamos impresionados con la calidad de la imagen y también del sonido con la música original de Joseba Gardeazabal y el gran trabajo de mezcla de sonido, de Xanti Salvador.

La sesión (domingo 18 de noviembre a las 22:30) está compuesta por otros 5 cortos vascos. Ya he visto uno (la pieza experimental IIII de Zuriñe Goikoetxea e Ieltxu Armendáriz) y tengo ganas de descrubir, entre otros, Al otro lado, de Neftalí Vela, que obtuvo una mención del jurado en el pasado Festival PNR (Plataforma de Nuevos Realizadores) de Madrid.

Recuerdo una anécdota divertida del rodaje de El último hombre. Se estaba preparando Juan Viadas en la sala de Maquillaje y estaba ya metido en el papel de personaje, se notaba su gran trabajo en la composición de Frank. Al igual que él, Juan parecía que llevara mucho tiempo en una guarida porque nos decía (a Onintze Abando, a Idoia Aizpiri, de vestuario y maquillaje respectivamente, y a mí) cosas como “aprovechad el momento, vivid la vida plenamente porque después ya será tarde”, etc.

Pues eso, a partir de hoy a aprovechar el momento y a disfrutar de estos 9 días… Comme il faut !

(Exterior de la casa de Víctor Cabaco en la que rodamos El último hombre. De izquierda a derecha, Javier Arriaga (ayudante de dirección), Javier García O’Brien (ayudante de producción y de cámara), Mapi y Alain).

Prezinebi 2012. Encuentro con Javier Gullón

Mañana viernes 9 de noviembre a las 20:00 tendrá lugar en la Sala Cúpula del Teatro Campos de Bilbao, el I ENCUENTRO ENTRE GUIONISTAS 2012, organizado por la Asociación de Guionistas Vascos (AGV- EHGEP), dentro del marco del Prezinebi.

Se proyectará la película Hierro (2009) de Gabe Ibáñez y, como todos los encuentros de este tipo, contaremos con la presencia del guionista del film, en este caso, Javier Gullón. La proyección será seguida de un debate moderado por el guionista y presidente de la AGV-EHGEP, Javier Echániz, y por el director de programación del Festival Zinebi, y guionista también, Luis Eguiraun. Es la historia de María (Elena Anaya), una madre que pierde a su hijo Diego viajando en ferry a la isla canaria de Hierro.

Javier Gullón ha escrito títulos como El Rey de la Montaña (Gonzalo López-Gallego, 2007) o Invasor (Daniel Calparsoro, 2012), una de las películas más esperadas de este otoño-invierno, que se estrenará el próximo 30 de noviembre, después de su paso por el último Festival de Sitges. También ha intervenido como editor de guión en Agnosia (Eugenio Mira, 2010) como así nos lo ha recordado Asier Guerricaechebarria en el comentario de abajo.

Estos encuentros sirven para cambiar impresiones con nuestros compañeros de profesión y para encontrar lugares comunes con el fin de llegar a la tan necesaria profesionalización del sector.

También suponen una oportunidad para que se conozcan los entresijos del mundo de guión, una profesión frecuentemente desconocida para el gran público, participando en un debate en torno a la obra que se acaba de ver con su autor original.

Juventud, ¿divino tesoro?

Ayer estuve en la librería Cámara donde se presentaba el libro Divino Tesoro. Casi un ensayo contra la juventud (Maia Ediciones, 2012) de Toni Garzón Abad. Toni (Bilbao, 1965) es un ensayista, escritor, guionista y director de cine, al que conozco de toda la vida de Plencia y al que me suelo cruzar muchas veces por Hurtado Amézaga, puesto que allí tiene su padre una tienda de trajes de hombre, Garzón, una sastrería típicamente bilbaina. En el escaparate hay un maniquí de Clark Gable luciendo un chaqué impecable, acaso un guiño del padre al oficio del hijo.

Toni ha escrito un casi ensayo sobre (o contra) la juventud. El autor ha percibido que existe una sobrevaloración de la juventud en nuestra sociedad de hoy en día y eso le ha hecho publicar este tratado.

Aún no lo lo he leído, pero parece que está entre lo antropológico y filosófico, con referencias también a la biología y al cine. Toni se preguntaba en la presentación por qué John Ford o Alfred Hitchcock hicieron sus mejores películas siendo sexagenarios y, por el contrario, Francis Ford Coppola o Martin Scorsese no estén haciendo sus mejores trabajos ahora, sino cuando apenas contaban con 30 años. (Es verdad que las últimas películas de Coppola no estén a la altura de los Padrinos, pero en cuanto a Scorsese, estoy en desacuerdo con Toni).

También citó los ejemplos de dos películas: Rebelde sin Causa (Nicholas Ray, 1955) y Easy Rider (Dennis Hopper, 1967). En la primera, James Dean (en la foto de arriba, en una escena de la película junto a Natalie Wood) tiene un malestar porque quiere ser mayor, pero en cambio, en la segunda, ser joven y conducir una chopper como Peter Fonda, es la quinta esencia de lo guay.

La primera vez que participé en un corto tenía ya 27 años. Hasta hace poco pensaba que, el haber llegado tardíamente a este oficio, y no tener una gran experiencia podía ser un hándicapEso me hacía tener prisa por intentar recuperar el tiempo perdido, aquel tiempo en que tardé en encontrar mi vocación.

Pero las prisas nunca son buenas consejeras. Creo que, poco a poco, estoy asumiendo que lo mejor es ir a tu propio ritmo e intentar que no te afecten las siempre odiosas comparaciones. Además para hacer cine, o sea, para escribir, dirigir y producir, todas las experiencias son válidas.

Aunque es verdad que a veces no puedo evitar soltar un “‘¡qué cabrón!” si veo un corto que me ha gustado de alguien de 22 años, por ejemplo.

Lo que cuenta es no tomarse en serio al amigo cineasta Miguel Àngel Refoyo Refo cuando lamenta con sorna (que): “Quedan 90 días para el final del año y no he hecho nada con mi vida”.