Encuentro de guionistas: Promoción Fantasma

foto-promocion-fantasma-2-381

Desde mañana viernes 7 de noviembre hasta el próximo 14 tendrá lugar el Prezinebi, la semana de calentamiento antes del Festival Internacional de cine de Bilbao, el Zinebi, que este año celebra su 56ª edición.

Un año más, la Asociación de Guionistas Vascos, en colaboración con el Zinebi, organizará un encuentro con los guionistas de Promoción Fantasma (Javier Ruiz Caldera, 2012), Cristóbal Garrido y Adolfo Valor, en la Sala Cúpula del Teatro Campos este viernes 7 a las 20:00. Después de la proyección habrá un coloquio que contará con la presencia de los autores citados.

Promoción Fantasma es a la vez una comedia fantástica y una teen movie bastante menos tonta de lo que suele ser habitual. En mi opinión se trata de una película fresca, en absoluto grosera ni vulgar, muy respetuosa tanto del género fantástico, como de esa época de los años 80 bendecida por la nostalgia. Sin llegar jamás a pasarse de rosca, la historia juega con los códigos del género de películas de adolescentes e incluye números musicales como este “Ahora estoy aquí” de Shakira:

Por supuesto es evidente el homenaje a El club de los cinco (John Hughes, 1985), tan evidente por la foto de arriba, como por el hecho de que su punto de partida sea el siguiente: “¿Qué habría pasado si los personajes de El club de los cinco nunca hubieran salido de la biblioteca, si hubieran muerto en un incendio?”

También se tuvo muy en cuenta a Carrie (Brian De Palma, 1976) e incluso guiños a películas que están en el ADN de muchísima gente como Cazafantasmas (Ivan Reitman, 1984) o Regreso al futuro (Robert Zemeckis, 1985).

Seguramente no revolucionará su género, pero parece obvio que este nunca fue el objetivo ni de los autores, ni del director de esta película Javier Ruiz Caldera (responsable de la exitosa Spanish Movie, 2009). Promoción Fantasma es honesta con su público, en el que me incluyo, que tuvo la ocasión de disfrutarla mucho cuando se estrenó en cines.

Por último, no sé en qué andará aquel rumor del supuesto remake de Will Smith, pero será sin duda una de las preguntas que podremos hacerles a Cristóbal y a Adolfo al final de la proyección.

 

Representar a los guionistas

Junta directiva 02 marzo 2013

El pasado sábado 2 de marzo, en la sala autores del Teatro Campos de Bilbao, celebramos la asamblea de la Asociación Profesional de Guionistas de Euskal Herria, Euskal Herriko Gidoigileen Elkarte Profesionala. Para acortar, la AGV. Decidimos hacer repaso a las actividades de los últimos años, analizamos nuestra situación y la del sector, y fue asimismo la última asamblea de Javier Echániz como presidente.

La nueva junta directiva (arriba en la foto) quedó compuesta por, de izquierda a derecha, Ana Hormaetxea (vicepresidente), Izaskun Arandia (vocal), Joanes Urkixo (presidente), Javier Echániz (vocal), el autor de este blog (tesorero) y Asier Guerricaechebarria (secretario).

La gracia de la foto es que ante la ausencia física de David Sañudo (vocal; tuvo que estar en Madrid por motivos profesionales), el presidente saliente, Javier Echániz, muestra el correo electrónico impreso de David en el que confirma su candidatura a entrar en la Junta para que así apareciera en la primera foto de la nueva junta directiva.

Las dos caras nuevas son: la tolosarra, pero afincada en Donostia, Izaskun Arandia (guionista y productora de To Say Goodbye, documental de animación que fue presentado en el pasado Zinemaldia) y el gasteiztarra David Sañudo (guionista y director de ficción, que está terminando el cortometraje Agur).

Después de la asamblea, Eguzkiñe Aranzibia, coordinadora de la asociación, nos hizo la ya clásica foto de “ascensor con sobrecarga de guionistas”:

asamblez 02 marzo 2013

De izquierda a derecha, y después del que escribe lo que estás leyendo, están: Miguel Suaña (vocal saliente de la anterior junta), Joanes Urkixo, Asier Guerricaechebarria, Javier Echániz, Izaskun Arandia, Itxaso del Castillo, Ana Hormaetxea y mirando arriba, al cielo, acaso buscando la luz celestial, otro ex presidente de la asociación, Pedro Rivero.

Ayer 11 de marzo, ya con David Sañudo entre nosotros, tuvimos la primera reunión de la junta y charlamos sobre todo de: 1. El II Gidoi ingurua (la jornada de pitching organizada en colaboración con la Asociación de Productores IBAIA) que tendrá lugar el 23 de Abril en el Polígono de Zuatsu de Donostia; y 2. El III Congreso de guionistas del próximo octubre en Bilbao. De ambos acontecimientos, iré dando cuenta en el blog.

La AGV tiene el gran objetivo de representar los intereses generales de la profesión en sus relaciones con las administraciones del estado, de los gobiernos autonómicos y locales, e internacionales.

Asimismo, la representación, defensa y promoción de los intereses económicos, sociales, profesionales y culturales de los socios. En este campo, sobre todo hay que señalar, la asistencia jurídica. Muchas veces los guionistas nos hemos sentido desamparados ante algunos obstáculos con los que nos hemos encontrado al querer ejercer nuestra labor y cobrar por ello. Estamos trabajando para que el socio pueda tener asistencia jurídica y este será uno de nuestros grandes objetivos para este año.

Por último, seguiremos al pie del cañón en la labor formativa (prueba de ello son los numerosos cursos organizados en colaboración con la Fundación de Autor) y en los encuentros de guionistas internacionales; verdadero núcleo de promoción de la Asociación ante el público en general; también de Euskadi y nuestro territorio, ante autores y creadores internacionales de la talla de John Sayles, Thomas Bidegain o Jean-Claude Carrière, entre muchos otros.

Diario de un festival: Jean-Claude Carrière

Este es el artículo que escribí para el catálogo del Zinebi sobre el guionista francés Jean-Claude Carrière (su último guión llevado al cine es El artista y la modelo de Fernando Trueba) que, de la mano de la Asociación de Guionistas Vascos y del propio Festival Zinebi, vendrá este martes 20 de noviembre a presentar a las 20:00 en el Museo Guggenheim la película Reencarnación (de Jonathan Glazer y con Nicole Kidman).

EL DISCRETO ENCANTO DE JEAN-CLAUDE CARRIÈRE

“Un guión es el camino que va de la oruga a la mariposa; un estado transitorio, una forma pasajera destinada a metamorfosearse y a desaparecer. Lo más normal es que al final de un rodaje tiremos el guión a la basura.” De esta forma tan honesta comienza Jean-Claude Carrière (Colombières-sur-Orb, Hérault, Francia) su libro Exercice du Scénario (La Fémis, 1990). Dramaturgo, historiador, novelista y guionista desde hace más de 60 años; escritor erudito y accesible a todo el mundo, Carrière ha firmado guiones para cineastas de la talla de Luis Buñuel, Pierre Étaix, Jacques Deray, Louis Malle, Jean-Luc Godard, Milos Forman, Peter Brook, Volker Schlöndorff, Andrzej Wajda, Wayne Wang  o Fernando Trueba.

Miembro de una modesta familia de agricultores, en su casa no había ni un solo libro, cuadro o fotografía; Carrière se mantendrá fiel a una divisa toda su vida: escribir y leer mucho. Siendo estudiante, debido a una enfermedad, escribe durante ocho meses su primera novela, que vería la luz años más tarde (1957) con el título de Lézard (Lagarto). Un día su editor le propone hacer una prueba para novelizar Las vacaciones del señor Hulot (Les Vacances de Monsieur Hulot) de Jacques Tati, lo que le supone entrar de lleno en el universo burlesco del gran cómico y en el del cine en general.

Durante el Festival de Cannes 1963, recién finalizada la escritura con Pierre Étaix de El pretendiente (Le Soupirant), Jean-Claude Carrière conoce a Luis Buñuel, que buscaba un joven guionista francés para su siguiente proyecto: Diario de una camarera (Journal d’une femme de chambre).

Su colaboración de más de 20 años da como resultado 9 guiones de largometraje de los que 6 fueron llevados a la gran pantalla y figuran entre las más altas cumbres del cine europeo: Bella de día (Belle de jour, 1967), La Vía Láctea (La Voie lactée, 1969), o El discreto encanto de la burguesía (Le Charme discret de la bourgeoisie, 1972), por ejemplo. Hay que destacar también otras colaboraciones con maestros como Volker Schlöndorff en El tambor de hojalata (Die Blechtrommel, 1979) y El amor de Swann (Swann in Love, 1984); o Milos Forman en Valmont (1989) y Los fantasmas de Goya (Goya’s Ghosts, 2002). Obtiene asimismo un notable éxito de crítica y público con las adaptaciones de Cyrano de Bergerac (Jean-Paul Rappeneau, 1990) y La insoportable levedad del ser (The Unbearable Lightness of Being, Philip Kaufman, 1988).

Es responsable del guión, con tintes autobiográficos, de Reencarnación (Birth, Jonathan Glazer, 2004), la historia de un niño de 10 años que, por el más terrorífico de los misterios, parece acordarse de todo lo que un hombre (Sean) y su mujer (Anna) han vivido. “Si perdiera a mi mujer y al día siguiente un pájaro se posara en mi ventana, me mirara fijamente y dijera: ‘Sean, soy Anna, he vuelto’, yo le creería y viviría con él”.  Es la primera frase de la película, extrañamente poética y premonitoria, pronunciada por el personaje de Sean, al que nunca veremos después de su muerte en la majestuosa secuencia de inicio.

En el 2011, Carrière publica Para matar el recuerdo. Memorias españolas, un libro sobre la idiosincrasia de la sociedad española. Al contrario que en Francia, en donde se sitúa la razón y la claridad por encima de todo, en España predomina lo irracional, la oscuridad y el despropósito. Se trata de una relación distinta con la realidad y el mundo. El dispositivo narrativo utilizado por Carrière es el siguiente: muestra los clichés, los aísla y los analiza para ver qué es lo que se esconde detrás de ellos. Lo que hay en nosotros, en definitiva, de oscuro, profundo e inextricable.

Por último, en el documental Carrière, 250 metros (Juan Carlos Rulfo, 2011), una incursión en su vida a través de los siete países en los que ha vivido, escribe varias cartas a sus hijos sobre su experiencia en estos países, y su forma de ver el cine y la vida.

250 metros es la distancia que separa su casa de Colombières-sur-Orb del cementerio…

Thomas Bidegain, casualidades

El pasado martes fui con Asier Guerricaechebarria a buscar a Thomas Bidegain (guionista de Zuberoa residente en París) al aeropuerto de Loiu. Vino a participar en el III Encuentro de Guionistas de la Asociación de Guionistas Vascos y presentar la obra maestra Un profeta en el Mercado del Ensanche de Bilbao dentro del PreZinebi.

El avión que le traía de Sevilla (donde participó en el Festival de Cine Europeo) llegó puntual y Thomas apareció acompañado por el productor de IDEM Alberto Rojo (que produjo mi primer documental Zu zara Nagusia (2008) y estamos en ello con el documental sobre La Otxoa). Al parecer se habían encontrado en el avión y tenían dos cosas en común: Alberto produjo Secretos de Lucha de Maiana Bidegain (prima de Thomas) y los dos han trabajado con el productor de Hernani Elías Querejeta (el autor de este blog también lo ha hecho y se compromete a escribir un post sobre ello en fechas próximas). Todos comentamos lo pequeño que es el mundo, pero no fue tanta casualidad con lo que vino después…

Como Thomas tenía hambre, nos dirigimos Asier, él y yo a uno de los pocos sitios de Bilbao que dan de comer a las 12 de la noche: el restaurante Ibaigane del Casino Gran Nervión.Thomas nos dio una auténtica masterclass de guion, nos contó desde sus comienzos en producción y distribución hasta las particularidades de trabajar con un maestro como Jacques Audiard con quien incluso ha firmado para colaborar en sus dos próximas películas.

Pero lo gracioso vino cuando nos dijo donde vivía en París: la rue des trois bornes. Casualmente tanto Asier (durante 1 año) como yo mismo (4 años y medio) hemos vivido en esa misma calle. Mira que es una calle pequeñita, casi insignificante pero casualidades de la vida, estuvimos en una misma mesa tres maromos que habían vivido en la absolutamente legendaria rue des trois bornes. Como dijo Thomas, socarrón y en su perfecto castellano, “esto es una señal… aunque no creo que quiera saber de qué…”

Al día siguiente, tuvimos la comida de la AGV en el restaurante del Teatro Campos Elíseos y arriba está la foto que nos hicimos después de comer. Se puede ver, entre otros, a Javier Echaniz, Asier, Eduardo Carneros, Pedro Rivero mirando al cielo y su luz celestial, Thomas Bidegain, Eguzkiñe Aranzibia, Joanes Urkixo y Ana Hormaetxea. La foto la sacó Jorge Guerricaechevarría, ganador del Goya al mejor guion por Celda 211 en este 2010. Bidegain ganó también este año el Cesar al mejor guion por Un profeta. Las dos son dos excelentes películas carcelarias y quienes las escribieron coincidieron ayer en Bilbao.