David Trueba, gran vencedor en los Premios Goya

El-realizador-David-Trueba-tra_54401001166_54028874188_960_639

El guionista y director David Trueba (en la imagen de arriba junto a su productora Cristina Huete) resultó el gran vencedor de la 28ª edición de los Premios Goya llevándose 6 premios (entre ellos el de mejor dirección y mejor película) con la película Vivir es fácil con los ojos cerrados.

En su libro Diccionario de Cine, Fernando Trueba dice que cuando contempla un cuadro del pintor impresionista francés Pierre-Auguste Renoir piensa en él como en “el padre de” Jean Renoir, y no a este como “el hijo de” aquel, demostrando su gran devoción por el cineasta autor de La bestia humana (junto a Billy Wilder el autor más citado en el diccionario) y opinando que el hijo “ha superado” al padre.

Se puede decir por lo tanto, después de la gala celebrada ayer en el Gran Casino de Madrid, que por un día Fernando fue el “hermano de David”, aunque si nos atenemos tanto a la filmografía de ambos como a sus últimos trabajos, El Artista y la Modelo de Fernando Trueba y Vivir con los ojos cerrados de David Trueba, este último seguirá siendo de momento “el hermano de” Fernando. En mi opinión, por supuesto.

Por otro lado, Las brujas de Zugarramurdi de Álex de la Iglesia fue el film que más estatuillas obtuvo con ocho, todas ellas en categorías denominadas como “técnicas”: dirección de producción, dirección artística, maquillaje, vestuario, sonido, etc. Salvo el Goya a la mejor interpretación de reparto a la grandísima actriz Terele Pávez, uno de los premios más merecidos que yo recuerde.

Vivir… es la historia de Antonio San Román (interpretado por Javier Cámara que se alzó con el Goya a mejor actor después de 6 nominaciones) un profesor que, durante los años sesenta del siglo pasado, en plena dictadura franquista, se sirve de las canciones de Los Beatles para enseñar inglés e inicia un viaje con el objetivo de conocer a John Lennon, en aquel momento rodando la película How I Won The War (de Richard Lester) en Almería.

El Premio Goya a la mejor actriz fue para Marian Álvarez por su rol de Ana en La Herida y el premio a la mejor dirección novel fue a deparar a su director Fernando Franco.

Por último, en esta 28ª edición, que se desarrolló con la ausencia muy recordada del Ministro de Cultura Jose Ignacio Wert (el director Mariano Barroso llegó a pedir su dimisión como se ve en el vídeo de arriba), el presidente de la Academia de Cine Español, Enrique González Macho, criticó duramente la persistencia en el 21% del IVA cultural y dijo una frase que comparto plenamente (y más en estos días): “Hacer una película hoy en día es un auténtico acto heroico”.

Anuncios

El Cineclub FAS y Michael Haneke

madrid-19871

Como todos los martes, hay proyección en el Cineclub FAS en la sala El Carmen de la plaza de Indautxu. Esta noche toca el largometraje Madrid, 1987 (David Trueba, 2011). La proyección de la película (en la imagen de arriba) contará con la presencia de su director. Este 2013 están de celebración en el FAS, puesto que se cumplen 60 años de su creación, convirtiéndose en uno de los cineclubs más longevos de Europa.

Recuerdo la proyección de Funny Games (1998) de Michael Haneke hace ya algunos años. Álvaro Fierro y yo fuimos invitados por Koldo Serra y Gorka Vázquez que presentaban su cortometraje Amor de madre. En aquella época no conocía personalmente ni a los que dirigían el FAS, ni a Asier Guerricaechebarria, Toni Garzón o al crítico de cine Josu Eguren, pero me imagino que se encontrarían allí también.

funny-games

Funny Games (arriba en la foto) fue la primera película que veía del director austriaco y mantengo muchas de sus imágenes presentes todavía hoy. No la he vuelto a visionar desde entonces, luego nunca la he visto tal y como la concibió su autor, puesto que al parecer, dos bobinas fueron proyectadas en orden incorrecto. Quizá esto hiciera más inquietante aún aquella historia de dos jóvenes que, en un relato que va in crescendo en tensión y violencia, secuestran y torturan brutalmente a una familia.

Después he visto también La pianiste (2001), Le temps du Loup (2003), Caché (2005) y, hace un par de semanas, Amour (2012), por la que Haneke ha sido premiado con el Globo de Oro al mejor film en habla no inglesa y opta asimismo a 5 estatuillas en la entrega de los Oscars que tendrá lugar el próximo 24 de Febrero. Vimos Amour, de nuevo en el FAS pero en los cines Golem y en noche de jueves. Es la desoladora crónica de una pareja de octogenarios, en la que asistimos a la degeneración de la mujer y a los tiernos cuidados de su marido (debajo en la foto). La puesta en escena es magistral, de una sencillez aparente, pero en absoluto fácil, puesto que todo está medido milimétricamente.

Amour

Mientras veía la película, recordé el último año de mi Amama, que como la protagonista de Amour, perdió el habla, se negaba a comer y se pasaba llorando gran parte de sus últimos días. Y esto fue la prueba, como se refleja crudamente en la película, de que la muerte es algo muy real.