Diario de un festival: Una noche irrepetible

El pasado jueves 22 de noviembre tuve el inmenso placer de presentar el documental La Otxoa, sin complejos en el auditorio del Museo Guggenheim dentro de la sección Miradas desde Euskadi del festival Zinebi.

Fue una noche irrepetible. La sala estaba a reventar y hubo incluso quien se quedó fuera y no pudo verlo. Desde aquí mi más sincera disculpa a esta gente. Prometo que la próxima vez que lo proyectemos (espero que muy pronto), ellos serán los primeros en entrar en la sesión.

Comenzamos el rodaje de La Otxoa, sin complejos un lejano 17 de agosto de 2009. No ha sido sencillo terminar; es más, durante dos largos años parecía que la película nunca se haría. Pero si algo hemos aprendido es que las películas tienen su timing, su momento. Había que dejar pasar un tiempo (tampoco mucho para que no se enfriara demasiado) y después rematar bien el trabajo. Yo nunca perdí la esperanza con este proyecto. Never give up! como decía uno de los personajes de la gran comedia italiana Reality (Matteo Garrone, 2012).

Pero bueno en esos dos años (2010 y 2011), menos hacer el documental, he hecho de todo: participar en un montón de cosas y adquirir una experiencia importante. Empecé a escribir con Asier Guerricaechebarria mi primer guión de ficción, Eskorbuto; trabajé en el rodaje de Un mundo casi perfecto de los Hermanos Ibarretxe y también en Misión Lipdub, un programa de televisión, un talent show, que concebimos y desarrollamos en la productora Armonika Eduardo Carneros, María Maestre, el propio Asier y un servidor. Después, en el 2011, estuve de ayudante de producción en el telefilm La Conspiración de Pedro Olea, producido por IDEM4. Y es en esta misma productora en la que he estado desde entonces hasta ahora para terminar La Otxoa…

A todos los que habéis contribuido a terminar este documental os quiero dar las gracias. Sobre todo a José Antonio Nielfa, La Otxoa, por su ayuda y disposición. A Marina Paugam y Jean-Michel Rodrigo de Mecanos Productions, por todos sus buenos consejos, al paciente y profesional equipo técnico, al equipo de IDEM4, a las televisiones (ETB, TVE y TLT), y a las instituciones como el Gobierno Vasco, el Ministerio de Cultura francés y la Procirep. A todos: Eskerrik asko, merci beaucoup.

Anuncios

Sobre Celes y el marketing experiencial

Cuando escribí el primer post en Bilbao Me Mata hace más de dos años, nunca pensé que podría llegar hasta aquí. Quería: 1. mostrar mis trabajos (entonces empezaba mi andadura en la productora Armonika y sobre todo, hacía mis pinitos como guionista junto a Asier Guerricaechebarria con Eskorbuto) y 2. ir contando un poco mi vida de la forma más entretenida posible. No sé si he logrado ambos objetivos de manera convincente, pero nunca pensé que pudiera durar más de seis meses. De hecho, las estadísticas están ahí: la mayoría de los bloggers lo dejan antes del primer año.

Estos días le estaba dando vueltas a esto, precisamente porque, aunque siga teniendo historias que contar, apenas escribo con asiduidad. Y le estaba dando vueltas, hasta que he asistido a una ponencia de Celestino Martínez sobre marketing experiencial y relacional en Ideateca, una plataforma de innovación y desarrolladora de proyectos de Bilbao. Y asistir a la misma me ha hecho pensar.

Celes tiene un blog llamado Comunico luego vendo, premio oro de blogosfera de marketing 2012 y una de las webs de referencia de marketing y ventas en castellano. No voy a resumir el contenido de su charla, recomiendo a todo el mundo que asista una de sus próximas ponencias y que lo compruebe in situ. Merece mucho la pena. Hoy en día, para llegar al cliente final, tanto si vendemos un producto como si contamos una historia en imágenes, debemos hacerle a este partícipe, a partir de la construcción de nuestra propia marca. Y ahí entra el continuar escribiendo en el blog y en la presencia en redes sociales, creando comunidad, creando influenciadores.

No soy muy amigo de las frases filosóficas, pero se ha mencionado una que sirve de mucho para explicar lo que nos ha contado Celes esta mañana: “La gente olvidará lo que has dicho o lo que has hecho, pero nunca olvidará lo que le has hecho sentir”. En esto se basa, en definitiva, la comunicación.

Me gusta y mucho: Eskorbuto

Escorbuto.m. Med. Enfermedad general, producida por la escasez o ausencia en la alimentación de determinados principios vitamínicos, y caracterizada por hemorragias cutáneas y musculares, por una alteración especial de las encías y por fenómenos de debilidad general.

Quizás no haya un nombre que defina mejor la idiosincrasia de este grupo. Su enfermizo aspecto físico podría hacer pensar en esta bacteria nociva tan relacionada con los marineros. Y tal es así, que el mismo Iosu Expósito se sentía muy identificado : “Nosotros somos de Santurce, un pueblo de tradición marinera luego el nombre de Eskorbuto nos va como anillo al dedo. En cuanto lo oímos nos identificamos totalmente. Ya no nos hacía falta seguir buscando un nombre para el grupo; Eskorbuto era inmejorable“.

La crisis económica de los años 70 hizo que el tejido industrial del Gran Bilbao mermara irreversiblemente y que la Margen Izquierda del Nervión se convirtiera en una de las zonas más castigadas por el desempleo de España. Tal y como ocurrió en el Reino Unido con el surgimiento del movimiento Punk (cuyo lema fue el No future – No hay futuro) como respuesta a la crisis económica de los 70, en la margen izquierda muchos grupos de rock surgían bajo los humos de los Altos Hornos de Vizcaya (AHV).

Ante esta situación tan desesperanzadora, muchos optaron por evadirse de la realidad mediante la heroína. Quizá fuera la solución más fácil, pero en aquellos tiempos no se tenía la información que tenemos ahora sobre las consecuencias tan devastadoras de esta droga tan mortífera. Y aún menos de una plaga tan terrible como la del SIDA, que comenzaba entonces su funesta andadura.

Por si esto fuera poco, políticamente la situación no podía ser más revuelta : las acciones terroristas de ETA y de aquellos grupúsculos armados cercanos al régimen (que no terminaban de convencerse de que debían de tirar la toalla) se sucedían; la violencia copaba la primera plana de los telediarios de TVE.

En este contexto, nace una de los bandas más sólidas de los 80, el trío de Santurce llamado Eskorbuto. Formado por Josu Expósito, Juanma Suárez y Paco Galán, pasarán a la historia como una de las grupos de punk-rock más influyentes de España. De hecho, su influencia llega hasta hoy en día, ya que se acaban de reeditar sus dos últimos LP’s (Las más macabras de las vidas y Demasiado enemigos) como prueba de que su música rompedora y punk visceral sigue vigente aún.

Su manera de vivir, tan callejera y llevada hasta el límite, fue el paradigma de aquella juventud de los 80. Representaron la versión más cruda de la tan celebrada “movida madrileña” de la que, sin embargo, formaron parte. Sus primeros trabajos fueron una consecuencia de la efervescencia artística de la capital. Hubo una proliferación de sellos discográficos independientes que dieron la oportunidad a muchos grupos.

Cuando me enteré del repunte de la heroína entre la juventud de hoy en día, recordé la historia de los Eskorbuto. Una historia llena de rebeldía, inconformismo y romanticismo, truncada trágicamente por los excesos llevados hasta el límite, las drogas duras y las noches sin fin.

La historia de Eskorbuto es también nuestra historia. Una historia verdadera, trágica y doliente.

Aquí está el video sobre la heroína que protagonizó Iosu en Santurtzi:

La muerte de sus dos componentes principales descabezó un proyecto de autenticidad mítica que cambió mentalidades, y que fue trágicamente coherente de principio a fin.