Athletic – Barça, palabras que no consuelan

La sección de deportes del diario El Correo, abre hoy con las declaraciones laudatorias de los jugadores del FC Barcelona, Xavi Hernández y Gerard Piqué, hacia el público de San Mamés. En ellas Xavi destaca que se le puso “la piel de gallina” con la ovación con que los hinchas del Athletic le despedimos el pasado miércoles al ser sustituido y Piqué, a su vez, que si San Mamés es muy grande y su público, pues, tres cuartos de lo mismo. También es significativo las declaraciones de García Macua mostrándose “orgulloso y satisfecho” de lo vivido contra el Barcelona.

No sé qué eliminatoria vio nuestro presidente, pero la que vio el autor de este blog fue una eliminatoria que terminó en eliminación. Nuestros jugadores lo dieron todo, sí, y dudo mucho de que pudiera hacerse algo más, pero en la gran mayoría de los 180 minutos que duró la eliminatoria pareció que a los nuestros se les habia olvidado que para pasar a cuartos había que salir a ganar el partido. El 0-0, nos aseguraba una prolongación y unos hipotéticos penaltys (con nuestro portero, Gorka Iraizoz, que en 126 partidos en Primera, sólo ha parado un penalty, y además defendiendo la portería del Espanyol y se lo paró a Aritz Aduriz… cuando este pertenecía al Athletic).  El 1-1, significaba la eliminación de nuestro equipo, como así pasó. No hay que ser un experto en estadística para darse cuenta de que lo teníamos muy jodido, pero aún así, el equipo salio a contemporizar, a no perder y así es muy difícil ganar.

Pero bueno, todo tiene su premio: la condescendencia de los barcelonistas hacia la afición de San Mamés. ¡Qué bien! ya me quedo mucho más aliviado, nos han eliminado, pero, por lo menos, les caemos bien a estos dioses del fútbol moderno. Sí, pero… y ¿el Athletic?

No sé si me estoy haciendo mayor y mi amor por este club centenario se está transformando o qué, pero empiezo a creer que después de más de 26 años de sequía, los hinchas nos estamos empezando a resignar y estamos empezando por asumir que quizá nunca más podremos ganar un título. Seguro que no lo conseguiremos nunca si vendemos una derrota como si fuera una victoria y si planteamos una eliminatoria con tanta poca ambición por ganar.

Sí es verdad que no nos han caído diez goles, pero eso ¿de qué nos sirve? Pues parece ser que nos sirve para que nos hagan la pelota el gran Xavi y el gran Piqué.

A mí, francamente, no me sirve de nada y, la próxima vez, que por favor, se ahorren tantísimo peloteo que ya empieza a cansar.

Anuncios