Diario de un festival: Pedro Olea

Desde que Joxean Fernández ocupa la dirección de la Euskadiko Filmategia-Filmoteca Vasca, se han organizado dos retrospectivas sobre cineastas como Álex de la Iglesia Ana Díez y ahora transcurre una entorno al tema de Cine y Guerra Civil en el País Vasco.

Se ha podido ver en los cine GOLEM de AlhóndigaBilbao, el Guernica de Alain Resnais o El otro árbol de Guernica de Pedro Lazaga. También van a proyectarse trabajos más recientes como la ópera prima de Julio Medem (Vacas, 1992), La buena nueva (Helena Taberna, 2008) o La Conspiración (Pedro Olea, 2012). Precisamente del cineasta bilbaino, Pedro Olea, tuvimos la ocasión de ver un cortometraje que realizó para la serie documental IKUSKA, una serie de cortos documentales de tema vasco dirigidos, entre otros, por Montxo Armendáriz, Antxon Ezeiza o Imanol Uribe a finales de los 70, principios de los 80.

El capitulo de Olea (de 1979), se centra en la memoria de algunos de los supervivientes del bombardeo de Gernika y empieza y termina con el testimonio del gudari Joseba Elosegi, que desmiente la versión de los nacionales de que los culpables del bombardeo fueran los rojos.

También se proyectará La Conspiración (el lunes 17 de diciembre a las 20:00), una tv-movie producida por IDEM4, ETB y TVE, que es la crónica de los días previos al Levantamiento Nacional, golpe militar dirigido por Emilio Mola desde Pamplona. Se trata también de otro desmentido de la historia, puesto que la creencia generalizada es que fue Franco fue quien conspiró para derrocar al Gobierno Republicano.

Dentro de la sección Miradas desde Euskadi del Festival Zinebi, Pedro Olea presentará en primicia los 25 primeros minutos de lo que será el montaje definitivo del documental Olaeta, una vida en danza, este sábado 17 de noviembre a las 20:00 en la sala BBK. Escrita por Alberto López-Echevarrieta, es la historia de Segundo de Olaeta, pionero de la danza moderna vasca, y de su familia, que elevaron la danza tradicional a la categoría de ballet, difundiéndola por todo el mundo.

Anuncios

La Conspiración de Pedro Olea

Estuve casi dos meses sin escribir en este blog (desde finales de mayo a finales de julio) debido a que estaba inmerso en el rodaje de La Conspiración, una tv-movie dirigida por el director bilbaíno Pedro Olea (en la foto junto al actor Manuel Morón) y producida por IDEM Producción Audiovisual.

Trabajé como ayudante de producción durante 5 semanas de preparación y otras tantas de rodaje. Fue un rodaje con mucho trasiego, entre otras cosas porque tuvimos 7 diferentes localizaciones: Pamplona, Estella, Ayegui, Oiartzun, Azpeitia, Donostia y Bilbao; y porque al tratarse de una película de “época”, había ciertas complejidades en cuestiones de ambientación: ya sabes, no puede aparecer una lata de Coca-Cola de hoy en día o un secundario con un reloj Casio G-Shock en su muñeca. Aquí está una foto del último día de rodaje en Pamplona en el que izamos (por cuestiones de guión, obviamente) la bandera republicana en el Ayuntamiento de la capital de Navarra.

Con guión de Elías Querejeta, y con la colaboración de Rocío Santillana, La Conspiración es la historia de la preparación del Levantamiento Nacional de 1936 a través de la crónica de la llegada del general Emilio Mola a Pamplona. Las fotos son de Javier García O’Brien que, aparte de la foto fija, estaba como auxiliar de producción. En esta foto, el matrimonio Mola a su llegada a Pamplona:

Los actores principales son Manuel Morón (que da vida al General Mola), Silvia Marsó, Álex Angulo, Ángel Pardo o Ramón Barea, entre muchos otros. Se espera su estreno televisivo para finales de este año o principios del siguiente. Por mi parte, he visto algunas imágenes de la edición final y debo decir que la cosa pinta estupendamente.

Me estuve fijando, sobre todo, en la producción, y la conclusión es que estoy muy orgulloso de haber participado en esta película. La prueba puede ser esta secuencia de persecución de dos coches rodada en el centro de Pamplona:

Unax Ugalde

Mi hermana Ainhoa tiene una relación peculiar con el cine ya que, por ejemplo, no ve películas de miedo porque le dan miedo y le encanta todo lo que ha hecho el actor vitoriano Unax Ugalde. Como hace ya algunos años que no va al cine (apenas encuentra tiempo entre el curro y criar a dos hijos) se ha perdido las últimas películas de Unax, sobre todo, La buena nueva (Helena Taberna, 2009) y Bon Appétit (David Pinillos, 2010).

En La buena nueva, Unax Ugalde interpreta al padre Miguel, un párroco de carácter que en la víspera de la guerra civil llega con su maleta llena de promesas de impartir el Evangelio (que etimológicamente quiere decir buena nueva) a un pueblo navarro donde cohabitan rencillas incurables de las guerras carlistas y odios soterrados a punto de estallar violentamente. El pueblo es la viva imagen de aquella España y La buena nueva es el viaje del cura Miguel hacia la dignidad en medio de un conflicto imposible de solucionar.

La película, a mi juicio, es el mejor trabajo de la cineasta de Alsasua (me queda por ver el documental Nagore que está ahora en cartelera), y destaca también la convincente interpretación de Unax, llena de matices psicológicos y de recursos físicos (la forma de caminar, la manera de mover los brazos). A pesar de que no haya leído el libro de memorias del padre Marino Ayerra (No me avergoncé del Evangelio) en el que está basada la película, Unax Ugalde consiguió que recordara aquella especie de mano dura pedagógica que tenían los curas de mi colegio.

Vi Bon Appétit en los zubiarte, y me alegra saber que esta coproducción alemana española y suiza siga en cartelera. Daniel (Ugalde) es un cocinero que trata de abrirse camino por su cuenta y conoce a Hannah (Nora Tschirner) que sale con un famoso chef de Zurich. Se trata de la vieja historia de “chico conoce chica” pero contada de una manera fresca y honesta por David Pinillos. También me gustó comprobar una vez más que Bilbao es un excelente marco para una película y que muchos de los que trabajaron en Bon Appétit también lo hicieron en Un mundo casi perfecto.

Puede que un día Ainhoa vuelva a ver películas de Unax Ugalde y redescubra a uno de los mejores actores españoles que ha dejado hace tiempo de ser tan solo una cara bonita. A ver si lleva a su marido Koldo a ver su próxima película No controles de Borja Cobeaga, prevista para Febrero del 2011. Solo tienen que dejarme a mí los niños por un par de horas y les invitaré a la entrada ya que los miércoles en los Zubiarte entran dos por el precio de uno. Y pensar que hay gente que dice que el cine es caro…