Begin Again de John Carney

Keira-Knightley-et-Mark-Ruffalo-dans-New-York-Melody-Begin-Again-de-John-Carney3-e1406663628667

Hace siete años vi una de mis películas preferidas de todos los tiempos, una historia de lo más inspiradora, el debut en el largometraje de un tal John Carney: Once.

El pasado viernes se estrenó su segundo largo Begin Again en la que el director irlandés vuelve con una nueva obra musical, la historia de dos almas al borde del precipicio vital-sentimental. Carney había establecido en aquel 2007 las reglas de su cine: los personajes cantan pero no bailan; la música es un medio de expresión para los actores Glen Hansard y Marketa Irglova pero también contribuye al lenguaje cinematográfico porque sirve para narrar y para emocionar.

En Begin Again pasa tres cuartos de lo mismo, pero, gran mérito de su autor, no será nunca una repetición, a pesar de sus elementos comunes: un encuentro entre dos personas, concebido en tono realista, que juntas son más felices que separadas, y en una ciudad (en este caso Nueva York en lugar de Dublin) que es su escenario. Nada de recintos cerrados ni elitistas, la música está en la calle, en la vida de la gente…

Descubrimos a Gretta (Keira Knightley), joven cantautora inglesa a la que acaba de plantar su novio Dave (Adam Levine) convertido en rockstar. En la primera canción que interpreta, con una melodía cantada a flor de piel, la dedica a “aquellos que alguna vez se han sentido solos en la ciudad” y consigue atraer la atención del productor musical venido a menos Dan (Mark Ruffalo) que le propone después producirle un álbum.

Así comienza Begin Again en donde asistiremos a una concatenación de actuaciones musicales en diversos lugares de la Gran Manzana, canciones que hablan de amor, de sueños, de remordimientos pero también de esperanza.

Hay una escena memorable (en la foto de arriba) en la que Gretta y Dan se pasean por las calles provistos de auriculares escuchando las canciones y la música del otro. Terminan sentados en un parque en el que Dan dice que lo peor de hacerse mayor es no saber disfrutar de momentos (de “perlas”, los llama él) que nos regala la vida.

Begin Again es una sublime continuación de Once, por su sensibilidad y su frescura, elementos estos inherentes al cine de Carney. También es una comedia romántica de verano pero alejada de las convenciones del género, con un lirismo exacerbado y un romanticismo post-moderno.

Si esta no es una obra maestra, no se cuál puede ser.

 

¿Quién es Glen Hansard?

El próximo jueves día 14 de febrero en el Kafe Antzokia de Bilbao hay un evento mayor, de los de marcar con rojo en la agenda, la actuación del cantante y compositor dublinés Glen Hansard.

A quien Hansard no le diga nada, tal vez recuerde la película The Commitments (Alan Parker, 1991) en la que un grupo de dublineses del sector norte, la mayoría en paro o con curros de poca monta, deciden montar una banda (de nombre igual que el título de la película) y para eso recurren al gran Jimmy Rabbit, experto en música soul, que será su manager.

Hansard era el guitarrista de aquel grupo y uno de sus fundadores. En la secuencia de inicio Rabbit le pregunta cómo quieren llamar a la banda. “YYY”, responde Hansard. Es memorable la réplica del otro: “¿Y, Y, y otra jodida, Y?”. “Bueno habíamos pensado poner un signo de interrogación después de la segunda Y, ¿qué te parece?”.

El éxito de The Commitments fue más allá de las pantallas de cine y la banda (músicos que se interpretaban a sí mismos) estuvo al menos una vez de gira por Europa, en la que, según la leyenda porque no queda ni rastro en internet, actuó también en Bilbao, dando un concierto en la sala Mocedades (local que era propiedad del grupo de nombre ídem) de la calle Elcano.

En el 2007 se estrenó una de las películas más inspiradoras que he visto en mi vida, Once (John Carney). Si en el epílogo de la película de Alan Parker habíamos dejado a Hansard tocando para los turistas en las calles céntricas de Dublín; en Once, le volveremos a encontrar en el mismo lugar… Pero 16 años después. Aquí es donde conoce a Marketa Irglova una joven rumana vendedora de rosas.

Glen y Marketa comenzarán a cantar juntos y se enamorarán, en uno de los relatos más emocionantes sobre la revelación del amor que continuará fuera de la pantalla.

Es más, en el 2008, se alzarán con el Oscar a la Mejor Canción Original por Falling Slowly, compuesta por ellos mismos. Fíjense en la pequeña diferencia de matiz: si en The Commitments llegaron hasta la calle Elcano, con Once lo harán hasta Hollywood y ganando un Oscar además. Casi nada.

Este premio es el punto de partida del documental The Swell Season (Nick August-Perna, Chris Dapkins, Carlo Mirabella-Davis, 2011) en el que el grupo del mismo nombre comandado por Glen Hansard y Marketa Irglova da una gira por Estados Unidos. El documental es la crónica íntima del auge y la caída de su historia de amor. Caída, propiciada en gran parte por él, por su desvanecimiento emocional y autodestructivo, como si se cumpliera la profecía de la canción oscarizada: cayendo lentamente / delante de ojos conocidos / no puedo volver atrás.

El azar ha querido que sea un 14 de febrero, día de los enamorados, en el que actúe en Bilbao. No sabemos si interpretará Falling Slowly en el Kafe Antzokia, tal vez el recuerdo siga doliendo o, por el contrario, cantar al desamor lo salve. Lo que sí sabemos es que tendremos una gran oportunidad de ver en directo a quien ha comprobado, en sus propias carnes, cómo la vida imita al arte y viceversa.