Diario de un festival: Pedro Olea

Desde que Joxean Fernández ocupa la dirección de la Euskadiko Filmategia-Filmoteca Vasca, se han organizado dos retrospectivas sobre cineastas como Álex de la Iglesia Ana Díez y ahora transcurre una entorno al tema de Cine y Guerra Civil en el País Vasco.

Se ha podido ver en los cine GOLEM de AlhóndigaBilbao, el Guernica de Alain Resnais o El otro árbol de Guernica de Pedro Lazaga. También van a proyectarse trabajos más recientes como la ópera prima de Julio Medem (Vacas, 1992), La buena nueva (Helena Taberna, 2008) o La Conspiración (Pedro Olea, 2012). Precisamente del cineasta bilbaino, Pedro Olea, tuvimos la ocasión de ver un cortometraje que realizó para la serie documental IKUSKA, una serie de cortos documentales de tema vasco dirigidos, entre otros, por Montxo Armendáriz, Antxon Ezeiza o Imanol Uribe a finales de los 70, principios de los 80.

El capitulo de Olea (de 1979), se centra en la memoria de algunos de los supervivientes del bombardeo de Gernika y empieza y termina con el testimonio del gudari Joseba Elosegi, que desmiente la versión de los nacionales de que los culpables del bombardeo fueran los rojos.

También se proyectará La Conspiración (el lunes 17 de diciembre a las 20:00), una tv-movie producida por IDEM4, ETB y TVE, que es la crónica de los días previos al Levantamiento Nacional, golpe militar dirigido por Emilio Mola desde Pamplona. Se trata también de otro desmentido de la historia, puesto que la creencia generalizada es que fue Franco fue quien conspiró para derrocar al Gobierno Republicano.

Dentro de la sección Miradas desde Euskadi del Festival Zinebi, Pedro Olea presentará en primicia los 25 primeros minutos de lo que será el montaje definitivo del documental Olaeta, una vida en danza, este sábado 17 de noviembre a las 20:00 en la sala BBK. Escrita por Alberto López-Echevarrieta, es la historia de Segundo de Olaeta, pionero de la danza moderna vasca, y de su familia, que elevaron la danza tradicional a la categoría de ballet, difundiéndola por todo el mundo.

Anuncios

Diario de un festival: El último hombre

Desde hoy, hasta el viernes 23 de noviembre, voy a tratar de escribir un post diario pues comienza el Festival Zinebi que, además de presentar un cartel y unos invitados de lo mejorcito de los últimos años (Carlos Saura, Pedro Olea, Jean-Claude Carrière o Patrice Chereau), también será la cita en la que por fin se estrene mi segundo documental como guionista y director, La Otxoa, sin complejos (el jueves 22 de noviembre a las 20:00 en el Museo Guggenheim) y asimismo se presentará en la sección informativa un cortometraje, El último hombre (de Alain Garibi), del que soy productor, este domingo 18 de noviembre a partir de las 22:30, en los Cines Golem de AlhóndigaBilbao.

Por lo tanto, por un lado, mucho evento y compromiso pero, por otro lado, muchas ganas también de vivir a tope y de disfrutar de estos 9 días que igual no se vuelven a repetir.

El último hombre es la historia de Frank, un hombre que lleva un tiempo encerrado en su morada. Aislado del mundo, ha construído una fortaleza a su alrededor que, hasta el momento, le ha permitido resguardarse de los peligros provinientes del glacial exterior. Se trata de una adaptación libre del cuento La Madriguera de Franz Kafka.

El corto, de muy bajo presupuesto, nace del ímpetu de gente como Mapi Plou (directora de arte), Félix Guede o Jaime Azpiazu (directores de fotografía) en crear pequeñas historias, sin tener que esperar las (cada vez menos frecuentes) subvenciones. Fue seleccionado en el pasado FANT2012 y formó parte también del mercado Shortlatino del Festival Alcine2012.

Además de ser una carta de presentación de Alain Garibi, que muestra sus credenciales como director de relatos insólitos, raros, pero que no dejan indiferente a nadie, El último hombre se centra en la interpretación (para mi, magistral) de Juan Viadas (en la foto de arriba).

El otro día Alain y yo fuimos a probar el DCP a los cines Golem. El DCP (Digital Cinema Package) es un formato de proyección que es el equivalente digital a la proyección analógica en 35 mm. Nos quedamos impresionados con la calidad de la imagen y también del sonido con la música original de Joseba Gardeazabal y el gran trabajo de mezcla de sonido, de Xanti Salvador.

La sesión (domingo 18 de noviembre a las 22:30) está compuesta por otros 5 cortos vascos. Ya he visto uno (la pieza experimental IIII de Zuriñe Goikoetxea e Ieltxu Armendáriz) y tengo ganas de descrubir, entre otros, Al otro lado, de Neftalí Vela, que obtuvo una mención del jurado en el pasado Festival PNR (Plataforma de Nuevos Realizadores) de Madrid.

Recuerdo una anécdota divertida del rodaje de El último hombre. Se estaba preparando Juan Viadas en la sala de Maquillaje y estaba ya metido en el papel de personaje, se notaba su gran trabajo en la composición de Frank. Al igual que él, Juan parecía que llevara mucho tiempo en una guarida porque nos decía (a Onintze Abando, a Idoia Aizpiri, de vestuario y maquillaje respectivamente, y a mí) cosas como “aprovechad el momento, vivid la vida plenamente porque después ya será tarde”, etc.

Pues eso, a partir de hoy a aprovechar el momento y a disfrutar de estos 9 días… Comme il faut !

(Exterior de la casa de Víctor Cabaco en la que rodamos El último hombre. De izquierda a derecha, Javier Arriaga (ayudante de dirección), Javier García O’Brien (ayudante de producción y de cámara), Mapi y Alain).

La Conspiración de Pedro Olea

Estuve casi dos meses sin escribir en este blog (desde finales de mayo a finales de julio) debido a que estaba inmerso en el rodaje de La Conspiración, una tv-movie dirigida por el director bilbaíno Pedro Olea (en la foto junto al actor Manuel Morón) y producida por IDEM Producción Audiovisual.

Trabajé como ayudante de producción durante 5 semanas de preparación y otras tantas de rodaje. Fue un rodaje con mucho trasiego, entre otras cosas porque tuvimos 7 diferentes localizaciones: Pamplona, Estella, Ayegui, Oiartzun, Azpeitia, Donostia y Bilbao; y porque al tratarse de una película de “época”, había ciertas complejidades en cuestiones de ambientación: ya sabes, no puede aparecer una lata de Coca-Cola de hoy en día o un secundario con un reloj Casio G-Shock en su muñeca. Aquí está una foto del último día de rodaje en Pamplona en el que izamos (por cuestiones de guión, obviamente) la bandera republicana en el Ayuntamiento de la capital de Navarra.

Con guión de Elías Querejeta, y con la colaboración de Rocío Santillana, La Conspiración es la historia de la preparación del Levantamiento Nacional de 1936 a través de la crónica de la llegada del general Emilio Mola a Pamplona. Las fotos son de Javier García O’Brien que, aparte de la foto fija, estaba como auxiliar de producción. En esta foto, el matrimonio Mola a su llegada a Pamplona:

Los actores principales son Manuel Morón (que da vida al General Mola), Silvia Marsó, Álex Angulo, Ángel Pardo o Ramón Barea, entre muchos otros. Se espera su estreno televisivo para finales de este año o principios del siguiente. Por mi parte, he visto algunas imágenes de la edición final y debo decir que la cosa pinta estupendamente.

Me estuve fijando, sobre todo, en la producción, y la conclusión es que estoy muy orgulloso de haber participado en esta película. La prueba puede ser esta secuencia de persecución de dos coches rodada en el centro de Pamplona: