Agradable espectáculo de tango

El espectáculo Tango en el café Tortoni, en el Teatro Campos Elíseos fue un buen plan para la noche del sábado pasado. Un plan que se sale un poco de la rutina de los fines de semana y es de agradecer que haya cosas así en la oferta musical bilbaina. Acudí acompañado por Asier Guerricaechebarria que aparte de ser guionista también es un gran aficionado a la música, en especial al jazz. Y doy fe de esta afición porque ya me ha tocado esperarle alguna vez cuando vivíamos en París. Asier entraba en una tienda de discos y salía una hora después. En ese tiempo yo le esperaba fuera o me iba a tomar un café, pero al contrario que hacía Luke Perry en Sensación de Vivir, sin leer a Henry Miller, ya que no soy de esos que salen a a la calle con un libro.

Por otro lado, también vinieron al Campos el bueno de Txus Barrio, que ha vivido siempre en la calle Euskalduna, y Ainhoa González. Conozco a Txus de toda la vida. Cogíamos el autobús del colegio en la plaza Zabalburu, a donde llegábamos a través de un oscuro subterráneo que comunicaba los lados de la plaza y que daba bastante miedito. De hecho, si iba solo, solía cruzar la plaza por los semáforos de Juan de Garai.

Del repertorio del espectáculo, compuesto, en su gran mayoría, por obras de Piazzola, me quedo con la  buena sintonía entre los dos pianistas Jorge García Herranz y Ángel Huidobro y su dinamismo al interpretar los clásicos del tango. Le sacaban todo el jugo al piano (daban palmadas sobre el tapete a modo de percusión o incluso alguna patadita) y se movían bastante, alejándose un poco de su formación clásica, como se puede ver en el vídeo. Hacia la mitad de la actuación se cambiaron de piano después de interpretar, creo que, Malena. En definitiva, dos buenos músicos.

Anuncios

Tango a dos pianos

No sé si es porque en la productora acabamos de realizar dos largometrajes en coproducción con Argentina (Aballay, el hombre sin miedo de Fernando Spiner y Las Acacias de Pablo Giorgelli) o qué, pero cada vez me gusta más el tango. Este género musical me ha reconfortado en algún momento de bajón: ya que expresa, como el fado portugués, la tristeza y el sufrimiento por amor. También me ha fascinado su evolución hacia otros géneros como aquel inolvidable acordeón del tema Suite Punta del Este del renovador Astor Piazzola que acompaña los títulos de crédito de inicio de 12 monos (Terry Gilliam, 1995):

 

Por todo esto y por hacer algo distinto de lo de todos los sábados, asistiré al espectáculo Tango en el café tortoni, que llega este viernes 18 de febrero (en dos únicas funciones) al Teatro Campos Elíseos de Bilbao. Se trata de un concierto entre dos pianistas (uno frente al otro), el dúo tangopuntodos, formado por Jorge García Herranz y Angel Huidobro Vega. Junto a ellos, en el escenario, habrá una pareja de baile y detrás, veremos una sucesión de proyecciones.

El repertorio recorre la historia de esta música universal, Patrimonio de la UNESCO: de la vieja guardia como Juan d’Arienzo, Anibal Troilo, Horacio Salgán, o el propio Piazzolla, entre otros, al tango de hoy. En definitiva, se trata de un recorrido por el tango clásico y moderno, para deleite del aficionado y descubrimiento del neófito.

El tango parte de una premisa poética: es una música triste que se baila.  .