Patrice Chéreau, maestro de cine y de teatro

Ayer lunes murió de un cáncer, a la edad de 68 años, el cineasta, director de teatro y de ópera francés, Patrice Chéreau. Dirigió películas como Intimacy (2001), La Reine Margot (1994, su mayor éxito de taquilla y de premios César, los Goya franceses) o Gabrielle (2006), Chéreau es una de las grandes figuras de la escena francesa y la muerte le llegó cuando preparaba la obra de Shakespeare As You Like It (Comme il vous plaira), que estaba programada para marzo del año que viene en el Teatro Odeón de París.

El año pasado recibió el Mikeldi de Honor del Festival Zinebi y fue un invitado de excepción en Bilbao (en la imagen de arriba durante la rueda de prensa que dio en el Arriaga). Desgraciadamente no pude ver su monólogo Le grand inquisiteur (El gran inquisidor) en el Arriaga porque estrenaba al mismo tiempo el documental La Otxoa, sin complejos en el Guggenheim, pero sí que vi Ceux qui m’aiment prendront le train (1998) con la que ganó el César a mejor director en 1999. Me pareció una película estupenda, una historia coral sobre los rencores y miserias de una familia compuesta por padres e hijos, primos y hermanos, pero también por amantes y amigos, en la que reinan las traiciones, las mentiras y los golpes bajos. Al igual que La Reine Margot, fue co-escrita por la guionista y directora Danielle Thompson.

Antes del Zinebi del año pasado, tuve la oportunidad de conocer a Patrice Chéreau en la escuela de cine La Fémis de París, en el 2006. Vino a presentar Gabrielle (Isabelle Huppert y Pascal Grégory), y antes habíamos visto Intimacy. Hasta entonces, no había visto ninguna de sus películas y de golpe me vi aquellas dos, en las que Chéreau demostraba un dominio incontestable de la puesta en escena y de la dirección de actores. Te puede gustar más o menos, pero el autor está siempre en su terreno, domina el lenguaje y su forma de expresarse. Tal y como nos contaba en la charla posterior en la sala Jean Renoiryo siempre pido a los productores que me pongan los medios, y que me dejen solo con los actores, que no se preocupen, que sé cómo hacerlo“… Recuerdo que dijo.

Más tarde, leyendo las memorias del conocido y oscarizado productor francés Claude Berri (Autoportrait), me enteré de las desavenencias de este con Chéreau por La Reine Margot: para el productor pudo haber sido un mayor éxito que el que fue; para el director en cambio había hecho demasiadas concesiones comerciales y no quedaría nunca enteramente satisfecho de la obra. En cualquier caso, este pasaje no les impidió respetarse mutuamente y la disputa no fue a mayores.

Y este es un ejemplo significativo que define bien la industria de cine francesa. Pueden tener diferencias, puede haber directores de izquierdas o de derechas, pero no están divididos ideológicamente; todos los gobiernos sean del color que sean apoyan al cine francés, la llamada excepción cultural francesa. Es decir, que pase lo que pase, la cultura (en este caso, el cine) no se toca. Porque saben de su importancia en la educación y de lo beneficioso que resulta para su imagen de país, porque saben que sin el cine, París no sería por ejemplo la ciudad más visitada del mundo.

Anuncios

El Festival Zinegoak y La Otxoa

zinegoak-281x197

El Zinegoak, el festival internacional de cine y artes escénicas gay-lesbo-trans de Bilbao que se celebrará del próximo jueves 31 de enero al domingo 10 de febrero, cumplirá 10 años en esta edición. Parece ser que este festival de temática LGBT (siglas utilizadas para designar colectivamente a lesbianas, gays, bisexuales y transexuales) se está consolidando como una de las principales manifestaciones sobre diversidad afectiva que hay en América Latina y en el Estado Español.

Conocía este festival como espectador hasta que tuve la oportunidad de participar como jurado del Premio al Mejor Guión de Largometraje de Ficción, otorgado por nuestra Asociación de Guionistas Vascos, en las ediciones del 2011 y 2012. En la primera, la última con el director Roberto Castón al frente (guionista y director de Ander), otorgamos el premio al guión de Merav Doster por el film israelí Einayim Petukoht (Ojos bien abiertos). El año pasado, la primera edición como director de Pau Guillén, concedimos el premio de mejor guión al inglés Andrew Haigh por su Weekend y una mención especial a la guionista inglesa Paula Milne por The Night Watch.

cartel la Otxoa, sin complejos

Este año 2013, dentro de la sección de Cine Documental, estará a competición La Otxoa, sin complejos. Habrá dos proyecciones, las dos en el Bilborock (Muelle de la Merced, 1); el sábado 2 de febrero a las 20:00 y el domingo 10 a las 18:00. Antes del viernes, a través de la página de facebook de La Otxoa, sin complejos iremos dando más detalles acerca de esto. Puede ser una buena ocasión para ver el documental en pantalla grande, para todo aquel que no pudiese verlo en el último Zinebi.

Además también está la fiesta de clausura, el sábado 9 de febrero, con el concierto del grupo canadiense The Hidden Cameras en la sala BBK.

Diario de un festival: El último hombre

Desde hoy, hasta el viernes 23 de noviembre, voy a tratar de escribir un post diario pues comienza el Festival Zinebi que, además de presentar un cartel y unos invitados de lo mejorcito de los últimos años (Carlos Saura, Pedro Olea, Jean-Claude Carrière o Patrice Chereau), también será la cita en la que por fin se estrene mi segundo documental como guionista y director, La Otxoa, sin complejos (el jueves 22 de noviembre a las 20:00 en el Museo Guggenheim) y asimismo se presentará en la sección informativa un cortometraje, El último hombre (de Alain Garibi), del que soy productor, este domingo 18 de noviembre a partir de las 22:30, en los Cines Golem de AlhóndigaBilbao.

Por lo tanto, por un lado, mucho evento y compromiso pero, por otro lado, muchas ganas también de vivir a tope y de disfrutar de estos 9 días que igual no se vuelven a repetir.

El último hombre es la historia de Frank, un hombre que lleva un tiempo encerrado en su morada. Aislado del mundo, ha construído una fortaleza a su alrededor que, hasta el momento, le ha permitido resguardarse de los peligros provinientes del glacial exterior. Se trata de una adaptación libre del cuento La Madriguera de Franz Kafka.

El corto, de muy bajo presupuesto, nace del ímpetu de gente como Mapi Plou (directora de arte), Félix Guede o Jaime Azpiazu (directores de fotografía) en crear pequeñas historias, sin tener que esperar las (cada vez menos frecuentes) subvenciones. Fue seleccionado en el pasado FANT2012 y formó parte también del mercado Shortlatino del Festival Alcine2012.

Además de ser una carta de presentación de Alain Garibi, que muestra sus credenciales como director de relatos insólitos, raros, pero que no dejan indiferente a nadie, El último hombre se centra en la interpretación (para mi, magistral) de Juan Viadas (en la foto de arriba).

El otro día Alain y yo fuimos a probar el DCP a los cines Golem. El DCP (Digital Cinema Package) es un formato de proyección que es el equivalente digital a la proyección analógica en 35 mm. Nos quedamos impresionados con la calidad de la imagen y también del sonido con la música original de Joseba Gardeazabal y el gran trabajo de mezcla de sonido, de Xanti Salvador.

La sesión (domingo 18 de noviembre a las 22:30) está compuesta por otros 5 cortos vascos. Ya he visto uno (la pieza experimental IIII de Zuriñe Goikoetxea e Ieltxu Armendáriz) y tengo ganas de descrubir, entre otros, Al otro lado, de Neftalí Vela, que obtuvo una mención del jurado en el pasado Festival PNR (Plataforma de Nuevos Realizadores) de Madrid.

Recuerdo una anécdota divertida del rodaje de El último hombre. Se estaba preparando Juan Viadas en la sala de Maquillaje y estaba ya metido en el papel de personaje, se notaba su gran trabajo en la composición de Frank. Al igual que él, Juan parecía que llevara mucho tiempo en una guarida porque nos decía (a Onintze Abando, a Idoia Aizpiri, de vestuario y maquillaje respectivamente, y a mí) cosas como “aprovechad el momento, vivid la vida plenamente porque después ya será tarde”, etc.

Pues eso, a partir de hoy a aprovechar el momento y a disfrutar de estos 9 días… Comme il faut !

(Exterior de la casa de Víctor Cabaco en la que rodamos El último hombre. De izquierda a derecha, Javier Arriaga (ayudante de dirección), Javier García O’Brien (ayudante de producción y de cámara), Mapi y Alain).